Áreas relacionadas con el cine y la tecnología son las que más utilizan el mecanismo.

Por: Andrea Rodríguez Valverde 23 marzo

Pese a que las plataformas de recaudación de fondos -crowdfunding- proliferan en el ámbito mundial, en Costa Rica su uso todavía es incipiente.

Si bien en los sitios web de dos de las plataformas más exitosas y pioneras en el mundo, como Gofundme e Indiegogo, se pueden encontrar proyectos e iniciativas nacionales, estos casos no destacan.

Es más, si su éxito se midiera por el nivel de exposición, la lista se reduce aún más.

"Estas plataformas son una oportunidad enorme, pero es difícil y hay que hacer un trabajo muy profundo para crear y lanzar una campaña exitosa", Adrián García, socio fundador Carao Ventures

Tanto Mariana Solano, gestora en Innovación de la incubadora y potenciadora de negocios ParqueTec, como Adrián García, socio fundador de Carao Ventures, concuerdan en que la falta de preparación por parte de los desarrolladores para afrontar las campañas de recolección de fondos ha incidido en su éxito.

En el ámbito nacional han sido los sectores relacionados con el mundo creativo quienes más han aprovechado este tipo de iniciativas.

Hablamos de áreas relacionadas con el cine y la tecnología. Proyectos que han saltado a luz pública lo confirman.

La puesta en marcha del primer satélite centroamericano, a manos de costarricenses, por ejemplo, contó con el financiamiento de cientos de personas por medio de la plataforma Kickstarter.

La misión del proyecto Irazú, que consta de un nanosatélite que proveerá información sobre los bosques nacionales, se estimó en un costo total de $500.000 y los investigadores quedaron cortos por $75.000 por lo que decidieron lanzar la campaña.

El período para recibir donaciones era apenas un mes y el día antes de cerrarse, se superó la meta con $76.492, gracias al apoyo de 825 patrocinadores.

"Estas plataformas de crowdfunding permiten nuevas formas de participación ciudadana. Ya la gente no espera respuesta del gobierno o instituciones, sino que, como ciudadanos, podemos unirnos y, entre todos, lograr proyectos. Hay una identificación de ciudadano a ciudadano", dijo en su momento Luis Diego Monge, ingeniero y directivo de la Asociación Centroamericana de Aeronáutica y del Espacio (ACAE).

Asimismo, otro de los casos más sobresalientes fue cuando el cineasta Hernán Jiménez inició en el 2011 su campaña para solicitar ayuda económica para la posproducción de su largometraje El Regreso.

Jiménez recordó que en menos de 48 horas se había sobrepasado la meta impuesta y más de 1.700 personas se apuntaron a colaborar.

"Aquí juega mucho el punto de vista del consumidor, porque para la gente es casi que entretenimiento. Entonces resultan ser estos temas los más populares", concluyó Garcia de Carao Ventures.

Diversificación

La aparición de este tipo de plataformas de financiamento alternativo se remontan a, por lo menos, siete años atrás con firmas como Gofundme.

Hoy, la oferta es extensa y hasta de nicho.

El surgimiento de espacios especializados como experiment.com –exclusiva para financiar y compartir descubrimientos científicos– se imponen.

"Por eso la importancia de definir bien lo que se quiere. Ahora hay hasta empresas especializadas en montar campañas de crowdfunding. Es que se necesitan descripciones especiales, videos, fotografías, elegir categorías. Tiene que ser algo bien pensado porque oferta existe y también mucha competencia", agregó García.

En Parque Tec y Carao ventures recomiendan al menos tres consideraciones previas para todo aquel emprendedor e interesado en lanzarse a utilizar este tipo de plataformas.

1. Vea la campaña como un proyecto en sí. Es decir, establezca objetivos, metas claras y desarrolle hasta un cronograma de actividades para el antes, durante y después de la campaña.

2. Investigue, investigue e investigue. Tómese el tiempo para revisar literatura y hasta los casos más destacados en cada una de las plataformas para identificar elementos exitosos y poder replicarlos, de ser necesario.

3. Por último, logre determinar al menos: cuál es la plataforma que más le conviene dependiendo de la causa o producto; defina la cantidad de fondos que quiere recaudar y, una vez más, revise su estrategia.

"Es importante entender cómo funciona cada una de las plataformas, las limitaciones y condiciones que solicitan y buscar la que se adapte mejor a la realidad del startup (empresa incipiente)", continuó Solano.