Comportamiento de precios externos también impacta la inflación, pero en menor medida

 9 junio, 2014

San José

Los cambios en los precios del petróleo y las materias primas agrícolas, fundamentales para la producción de alimentos y bebidas, desaceleran la producción en Centroamérica y ejercen influencia sobre el proceso inflacionario de la región.

El barril de
El barril de "light sweet crude" (WTI) para entrega en enero se cotizó a la baja este miércoles en el New York Mercantile Exchange (Nymex).

Según la Secretaría del Consejo Monetario Centroamericano (Secmca), la apertura de las economías de la región y su dependencia de productos energéticos ha propiciado que la volatilidad característica de los precios internacionales se traslade a los precios internos de cada país.

Sin embargo, la mayor consecuencia de la volatilidad (cambios abruptos) en los precios de las materias primas es sobre la producción, que desacelera.

"Un 'shock' en los precios internacionales del petróleo tiene un impacto notorio sobre el producto regional más que en el índice de precios regionales. El incremento en los precios del petróleo aumenta la factura petrolera y con ellos los costos de las inversiones de las corporaciones y del consumo de los hogares, contrayendo la demanda interna y la producción regional", cita el documento de trabajo "Modelo econométrico para el crecimiento económico y la inflación en Centroamérica y República Dominicana" de la Secmca.

Según este documento, un incremento anual en los precios del petróleo de 10 puntos porcentuales desaceleraría la variación anual del PIB regional en cerca de medio punto porcentual.

También, el modelo identificó que uno de los principales determinantes del PIB regional, tanto en el corto como en el largo plazo, es la producción en los principales socios comerciales: Estados Unidos, la Zona Euro, México, Canadá, Hong Kong, Japón, China y Corea del Sur.

Así las cosas, desaceleración en el crecimiento de la producción de estas naciones impacta el crecimiento económico centroamericano.

Para hacer frente a estas dificultades, la Secmca recomienda a los bancos centrales de la región que monitoreen permanentemente los indicadores de inflación subyacente para distinguir cuales 'shocks' provienen de los precios internacionales.

También, considera que una expansión en el gasto genera incrementos en la inflación. Para minimizar esto, la Secmca recomienda avanzar en el proceso de consolidación fiscal de los países.