El presupuesto pronostica en 2015 un déficit de $564.000 millones

 4 marzo, 2014

Washington

El presidente Barack Obama envió este martes al Congreso un presupuesto de $3,9 billones que canalizará fondos a obras públicas, la enseñanza y otros programas destinados a impulsar la economía, dando a los demócratas una pauta para los temas centrales de su campaña electoral: crear empleos y reducir la brecha creciente entre ricos y pobres.

El proyecto para el año fiscal de 2015, que comienza el primero de octubre, destina nuevos fondos a la enseñanza preescolar y capacitación laboral, amplía los créditos impositivos a 13,5 millones de trabajadores con bajos ingresos y sin hijos y eleva las cargas fiscales a los estadounidenses más acaudalados.

Este martes, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, pronunció su discurso anual sobre el Estado de la Unión ante el Congreso en Washington. Obama dijo que en los últimos ocho años EE. UU. ha reducido su contaminación de carbono “más que cualquier otra nación en la Tierra”, aunque aseguró que hay que actuar “con más urgencia” contra el cambio climático.
Este martes, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, pronunció su discurso anual sobre el Estado de la Unión ante el Congreso en Washington. Obama dijo que en los últimos ocho años EE. UU. ha reducido su contaminación de carbono “más que cualquier otra nación en la Tierra”, aunque aseguró que hay que actuar “con más urgencia” contra el cambio climático.

"Como país, tenemos que tomar una decisión si vamos a mantener los recortes impositivos a los estadounidenses más ricos o si vamos a hacer inversiones inteligentes necesarias para crear empleos y hacer crecer nuestra economía y expandir las oportunidades para todos los estadounidenses" , dijo Obama a los estudiantes de una escuela primaria en la capital de la nación.

Para crear empleo, el dinero será usado en mejorar las carreteras y vías ferroviarias, los hospitales de los ex militares y los parques nacionales. Se destinarán más fondos a la investigación de energía limpia, creando 45 institutos fabriles públicos-privados para fomentar la innovación y entrenar a los trabajadores cuyas empresas cerraron o se mudaron.

Para costear estas iniciativas y otras, Obama piensa encarecer el " impuesto Buffett " —en nombre del multimillonario Warren Buffett — cobrando un impuesto mínimo a las personas que ganen más. También se aumentarán los impuestos al tabaco, los boletos aéreos y a los gerentes de fondos privados de inversión.

El Congreso ha rechazado esas propuestas de aumentos fiscales y muchas de las ideas de Obama sobre el gasto público. Con la totalidad de la Cámara de Representantes y un tercio del Senado en los comicios de noviembre, la presión electoral garantiza que pocas de las iniciativas del mandatario prosperarán.

El presupuesto del presidente es una nueva decepción porque refuerza el statu quo" , dijo el presidente del Comité Presupuestario de la Cámara, el republicano Paul Ryan.

"Exigiría que las familias paguen más para que Washington pueda pagar más", agregó.

El ideario republicano para acelerar el crecimiento económico es la reducción fiscal o enmendar la totalidad del sistema tributario. Los republicanos también critican el que haya más gasto público, por considerarlo un derroche.

Sin embargo, Obama propuso un gasto adicional de $55.000 millones, la mitad destinado a defensa y el resto a programas nacionales.

El presupuesto pronostica en 2015 un déficit de $564.000 millones y en este año de $649.000 millones.