Por: Óscar Rodríguez 24 julio, 2013

El consumo y los servicios son los sectores que, hasta junio anterior, reportaron el crecimiento más fuerte del crédito en el sistema bancario nacional.

Según datos de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), dichas actividades tuvieron un aumento de los saldos de préstamos de un 21% y un 23%, respectivamente, frente a junio del 2012. Son, de hecho, las actividades que mantienen una evolución ascendente, pese a la desaceleración de la economía nacional.

El crecimiento de ambos sectores es relevante porque son en su conjunto, el 40% del total del crédito otorgado por la banca.

Según la información de Sugef, elaborada a solicitud de La Nación, el comportamiento de ambos sectores es atípico porque tienen dos años consecutivos de crecer, cuando la característica del resto de sectores, en la cartera de préstamos de los bancos, es hacia un menor dinamismo desde junio del 2012.

El crecimiento del comercio y los servicios es relevante porque son, en su conjunto, el 40% del total del crédito otorgado por la banca.

Douglas Reynolds, gerente de Productos de Banco Lafise, comentó que, en el caso de ellos, pese a la desaceleración, han conseguido crecer con ayuda de productos más rentables.

Parte del soporte de dicho crecimiento es el negocio de las tarjetas de crédito en la banca, que se incluye como consumo.

Alberto Franco, economista de Ecoanálisis, comentó que el crecimiento de estas actividades sorprende en una economía interna que evoluciona lento.

“Los datos en consumo son altos comparados con el crecimiento de la actividad del comercio, por ejemplo, y llamarían a un análisis más pormenorizado que identifique sectores e instrumentos utilizados”, dijo.

Según el índice mensual de actividad económica, el comercio tuvo un crecimiento interanual de un 3,8%, a mayo anterior, el doble que el indicador general. Mientras que en los servicios fue de un 6,5%, según datos del Banco Central.