2 marzo, 2015

La Dirección General de Tributación (DGT) postergó hasta el próximo 19 de marzo la fecha máxima para que los grandes contribuyentes entreguen información por medio de la herramienta de inteligencia tributaria llamada AMPO.

Tal nombre responde a las siglas de Análisis Multifuncional Programado Objetivo.

Con el requerimiento de información, Hacienda pretende mejorar la recaudación de tributos. Quienes tengan que llenar 200 registros o más, pueden usar plantillas en Excel y entregarlas en un disco. | GESLINE ANRANGO
Con el requerimiento de información, Hacienda pretende mejorar la recaudación de tributos. Quienes tengan que llenar 200 registros o más, pueden usar plantillas en Excel y entregarlas en un disco. | GESLINE ANRANGO

La fecha inicial de cumplimiento era el 12 de febrero, pero, en un comunicado de prensa, la DGT informó de que extendería el plazo para facilitar el cumplimiento voluntario de esta obligación, dice el texto.

El plazo adicional otorgado equivale a 10 días hábiles (19 de marzo) a partir del 26 de febrero, cuando que se comunicó.

AMPO es una iniciativa estatal que pretende uniformar y profundizar en la información con la que cuenta el Ministerio de Hacienda de los grandes contribuyentes, para mejorar la fiscalización y recaudación fiscal.

Entre la información que deben brindar estos grupos económicos, están los datos de sus accionistas, así como sus importaciones y sociedades anónimas, entre otra información de trascendencia tributaria. Esta se debe presentar desde el sitio web www.hacienda.go.cr/ampoweb.

Sin embargo, Hacienda autorizó a los contribuyentes con 200 registros o más, en apartados como cancelación de dividendos, arrendamientos, bienes inmuebles y bienes muebles registrados, entre otros, a utilizar plantillas de Excel que se podrán entregar en la Dirección de Grandes Contribuyentes Nacionales, en un disco compacto.

Críticas. Según la experiencia del especialista en derecho tributario, Diego Salto, las medidas han generado ciertas complicaciones y costos innecesarios a los contribuyentes, pues se les ha requerido información con la que ya cuenta Hacienda, como, por ejemplo, sus importaciones.

Además, Salto opina que algunos requerimientos son excesivos. “Está bien que pidan información, pero están abusando. Empecemos porque la definición de grupo económico, sobre el cual aplican estas medidas, se basa en un manual, no en una ley”, criticó el abogado.