Balanza comercial sigue muy inclinada en favor de las ventas aztecas a Costa Rica

Por: Marvin Barquero 9 octubre, 2015
Walmart de México y Centroamérica (en la foto), Cemex, Bimbo y Coca Cola Femsa están entre las empresas mexicanas en Costa Rica. Según la Cámara de Industria y Comercio Costa Rica México hay alrededor de 50 compañías de origen mexicano en el país. | JORGE ARCE
Walmart de México y Centroamérica (en la foto), Cemex, Bimbo y Coca Cola Femsa están entre las empresas mexicanas en Costa Rica. Según la Cámara de Industria y Comercio Costa Rica México hay alrededor de 50 compañías de origen mexicano en el país. | JORGE ARCE

El tratado de libre comercio (TLC) entre Costa Rica y México cumple 20 años de estar en vigencia, en medio de barreras sanitarias que afectan el intercambio de leche, azúcar, huevos, aguacate, mariscos y café, entre otros productos.

Pese a existir acuerdo para recibir al menos cuotas de esos productos sin pagar aranceles o impuestos de entrada, se han sometido a barreras de tipo sanitario (permisos y requisitos) que frenaron su comercio.

Los casos más recientes son el del aguacate , pues desde el 5 de mayo pasado, Costa Rica cerró la emisión de permisos para importar desde México la variedad Hass, y el de mariscos , ya que las autoridades mexicanas impusieron nuevas reglas (revisión total de todos los contenedores) desde el 5 de julio.

Costa Rica intentó colocar en México leche y azúcar mediante cuotas acordadas en el TLC, pero enfrentó permisos sanitarios y requisitos de etiquetado.

En el caso de los huevos , los avicultores costarricenses intentaron aprovechar una ventana para vender allá cuando el mercado mexicano no estaba abastecido, consecuencia de la propagación de la gripe aviaria. Eso ocurrió en agosto del 2012.

Sin embargo, el sindicato de transportistas mexicanos obligó a hacer transbordo de la mercadería en la frontera de un camión a otro. Esto impidió colocar el producto allá.

Los afectados. Esos problemas son comunes en las relaciones comerciales entre socios, según Rosaura Castañeda, jefa de la Unidad de Negociaciones Internacionales de México.

Yolanda Fernández, presidenta de la Cámara de Industria y Comercio Costa Rica-México (Cicomex) también estimó normal que haya controversias, medidas y requisitos, pero desaprobó que se tomen acuerdos sin tener el sustento técnico.

Comercio variante
Comercio variante

Fernández se refirió al caso del aguacate, pues aseveró que el Servicio Fitosanitario del Estado (SFE) de Costa Rica aún no logra demostrar por qué cerró la emisión de permisos para importar.

Castañeda y Fernández participaron ayer en el foro Costa Rica-México, estrechando lazos comerciales , hecho por Cicomex.

Juan Rafael Lizano, presidente de la Cámara Nacional de Agricultura y Agroindustria (CNAA), recordó que se apoyó ese TLC ante la expectativa de colocar leche, mas Dos Pinos no logró exportar nada a aquel país.

Aseguró que se han hecho intentos con piña, ornamentales y follajes, pero se pide un análisis de riesgo país para cada caso.

José Manuel Hernando, presidente de la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (Cacia), puso como ejemplo las trabas al café. Ese producto quedó fuera del TLC, ha sido imposible incluirlo en las renegociaciones y ahora México elevó el arancel de un 15% a un 60%.

Según Francisco Gamboa, director ejecutivo de la Cámara de Industrias de Costa Rica, se requiere una promoción comercial agresiva para aprovechar el potencial con México.

Lo positivo. El intercambio comercial entre los dos países se ha incrementado, destacaron Castañeda y Marcela Chavarría, directora general de Comercio del Ministerio de Comercio Exterior (Comex) de Costa Rica.

Las exportaciones de Costa Rica subieron de $175 millones en el 2005 a $268 millones en el 2014 (últimos 10 años). Empero, las ventas están concentradas en aceite de palma y jarabes para gaseosas.

No obstante, las importaciones desde México crecieron de $474 millones a $1.147 millones en ese periodo, de acuerdo con los datos de la Promotora del Comercio Exterior (Procomer).

Eso implica una balanza comercial muy inclinada en favor de los mexicanos.

En 1995, cuando entró en vigencia el acuerdo comercial, las exportaciones nacionales a México eran de $17 millones anuales. Las importaciones eran de $182 millones, según Comex.