Por: Patricia Leitón 14 octubre, 2013

Tras siete de años de aplicación del sistema de bandas cambiarias, el sector productivo se ha adaptado al sistema, pero sigue inquieto por el comportamiento del tipo de cambio.

 Exportaciones pierden competitividad con la apreciación. | ARCHIVO
Exportaciones pierden competitividad con la apreciación. | ARCHIVO

Desde hace tres años, el precio de la divisa se pegó al piso de la banda, de ¢500, lo cual golpea a las empresas exportadoras y turísticas que reciben sus ingresos en dólares, pero enfrentan la mayoría de sus costos en colones.

Además, en el caso de empresas exportadoras, la apreciación real que ha tenido el colón hace que sus productos resulten más caros para los extranjeros y pierden competitividad.

En la Cámara de Exportadores no fue posible conversar con su presidenta, Mónica Segnini, que se encontraba fuera del país.

En setiembre pasado, Segnini comentó a este diario: “En los últimos tres años, nosotros hemos venido perdiendo competitividad a poquitos, por el tema del tipo de cambio”.

En el caso del sector exportador, el Banco Central comentó, mediante una respuesta escrita, que al mantener el piso de la banda cambiaria en ¢500 y evitar que el precio baje se le está apoyando; no obstante, añade que el país debe discutir si quiere continuar con esta política.

“Debe discutirse y resolverse si quiere seguir financiando el apoyo al sector exportador con deuda pública del BCCR que puede llevar más adelante a emisión y más inflación o buscar ingresos sanos en el Presupuesto Nacional para cubrir ese costo”, advirtió.

Otros sectores. Tatiana Cascante, directora ejecutiva de la Cámara de Turismo, explicó que el efecto del sistema de bandas sobre el sector ha sido variable a través de los siete años.

En la situación actual, en la cual el precio del dólar se encuentra estable en ¢500, los empresarios resultan perjudicados, pues el 90% recibe sus entradas en la divisa.

Otros que resultan golpeados son los empresarios locales que producen bienes que también se importan.

“Las empresas industriales, en general, se adaptaron a la operativa del sistema de bandas cambiarias, el problema que han percibido, y que afecta su competitividad, es el comportamiento del tipo de cambio”, comentó Martha Castillo, vicepresidenta ejecutiva de la Cámara de Industrias.

Explicó que las pequeñas y medianas empresas nacionales que venden en el mercado interno, se han visto afectadas al tener que competir con producto importado que es relativamente más barato (por efecto de la apreciación del colón) y por enfrentar costos de producción al alza, como salarios y energía eléctrica.