Inversión es muy inestable y cantidad de visitantes crece pero es moderada

Por: Marvin Barquero 15 mayo
Las autoridades sanitarias chinas ya emitieron la lista de empresas piñeras autorizadas para exportar a ese país, lo cual abre un nuevo flanco para aumentar las ventas, pese a la larga distancia. | ARCHIVO/LUIS NAVARRO
Las autoridades sanitarias chinas ya emitieron la lista de empresas piñeras autorizadas para exportar a ese país, lo cual abre un nuevo flanco para aumentar las ventas, pese a la larga distancia. | ARCHIVO/LUIS NAVARRO

Las expectativas exportadoras a China poco han funcionado, la Zona Económica Especial (ZEE) es un tema casi olvidado, las inversiones son muy inestables y el turismo crece pero a un ritmo insuficiente para alcanzar los pronósticos.

Ese es el panorama que arrojan las cifras de la relación económica de Costa Rica con China, luego de casi 10 años desde que se rompió, en junio del 2007, con los países que apoyaban a Taiwán y se establecieron las relaciones diplomáticas con el gigante de Asia.

Difícil acercamiento con el gigante asiático.
Difícil acercamiento con el gigante asiático.

Los empresarios reconocen, empero, que algunos sectores tienen un repunte. El valor de las ventas de la industria, sin Intel, pasó de $38 millones a $89 millones, entre el 2006 y el 2016, según el director ejecutivo de la Cámara de Industrias de Costa Rica, Francisco Gamboa.

El sector ganadero de carne también aprovechó las oportunidades y el año pasado China pasó a ser su segundo mercado, detrás de Estados Unidos, por el valor de las exportaciones.

En general, sin embargo, el valor de las ventas cayó desde los $848 millones del 2007 hasta apenas $81 millones en el 2015. El año pasado se presentó un repunte a los $103 millones, según datos del portal estadístico de la Promotora del Comercio Exterior (Procomer).

Las exportaciones estaban totalmente influidas por los productos de Intel, pero luego de la salida de la parte de manufactura de esa empresa se intenta diversificar la oferta, aprovechando las ventajas del Tratado de Libre Comercio (TLC) vigente desde el 1.° de agosto del 2011.

El plan de establecer una ZEE especial tomó fuerza desde mediados del 2013, cuando una misión de expertos del Banco de Desarrollo de China visitó el país para recopilar información básica y comenzar a elaborar un estudio de viabilidad.

Las compañías chinas podrían aprovechar este tipo de instalación para manufacturar bienes y exportarlos a mercados en el continente americano, y aunque el estudio se realizó el proyecto no ha avanzado mayor cosa en los últimos tres años.

La inversión china en Costa Rica, por otra parte, es muy variable. Hubo un año pico de $9,8 millones en el 2014, pero al 2015 cayó a $2 millones, según la página web del Ministerio de Comercio Exterior (Comex).

El país se había propuesto aumentar la llegada de turistas. Al 2016, pese al crecimiento sostenido, solo se llegó a 12.799 visitantes chinos, de acuerdo con las cifras solicitadas al Instituto Costarricense de Turismo (ICT). De Estados Unidos, el mejor origen, llegaron ese año 1,23 millones de visitantes.

Causas. El exministro del Comex y exembajador en China, Marco Vinicio Ruiz, consideró que el problema no es de China sino de organización interna de Costa Rica. “Se acabaron los esfuerzos aislados y se impone un plan país mediante alianzas público-privadas”, dijo Ruiz.

Agregó que el mercado está ahí y hay ejemplos de países pequeños que lo explotan, como Uruguay que tiene a China como el principal socio.

Laura Bonilla, presidenta de la Cámara de Exportadores de Costa Rica, dijo que ese gremio estableció un comité para analizar y plantear programas relacionados con China, en el cual ya lograron involucrar al Comex y a la Promotora del Comercio Exterior (Procomer).

Coincidió con Ruiz en que la adhesión a la Alianza del Pacífico, formada por México, Colombia, Perú y Chile, será muy relevante en la estrategia.

Parte de esos planes es la gestión de permisos sanitarios para enviar melón, piña deshidratada y frutos congelados.

Al representar el país asiático solo un 1,2% de las exportaciones ticas totales, hay espacio para crecer pero cuidando las dimensiones, según Gamboa.

El exviceministro del Comex, Fernando Ocampo, consideró que las relaciones con China se han enfriado. “No se continuó con el impulso que se había tenido en los últimos dos gobiernos. Ha faltado una estrategia integral con China a todo nivel, y eso ha afectado las relaciones económicas”. detalló.

Luego de recordar que se perdieron tres años en este tema dijo que se debe definir una estrategia integral e impulsarla políticamente.