Dependencia de exportaciones es un problema para Latinoamérica, dijo Guy Ryder director de la entidad global

Por: Óscar Rodríguez 13 octubre, 2014
Guy Ryder (en el centro), director general de la OIT, explicó que indudablemente el menor crecimiento económico, en el 2015, tendrá un efecto en la generación de empleo. A su lado Elizabeth Tinoco, director reginal para América Latina; y Luis Córdova de la OIT.
Guy Ryder (en el centro), director general de la OIT, explicó que indudablemente el menor crecimiento económico, en el 2015, tendrá un efecto en la generación de empleo. A su lado Elizabeth Tinoco, director reginal para América Latina; y Luis Córdova de la OIT.

Lima. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) prevé que el menor crecimiento de la economía mundial, el próximo año, tendrá un efecto adverso en la generación de empleo en América Latina.

Así lo aseguró Guy Ryder, director general de la OIT, en el marco de la Decimoctava Reunión Regional Americana que se realiza desde este lunes y hasta el próximo jueves en Lima, Perú.

"Es inevitable, si hay una desaceleración de la economía global, tendrá consecuencias negativas en el mercado de trabajo", aseguró Ryder.

Según datos de la OIT, por cada 0,1 puntos porcentuales de baja en la economía, América Latina deja de generar 100.000 nuevos empleos.

La economía global crecerá un 3,8%, el próximo año, lo que significa una baja de 0,2 puntos porcentuales menos de lo previsto a comienzo, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Ryder explicó que para Latinoamérica una economía global enfriada es malo porque el 33% de la producción de la región depende de las exportaciones.

Reunión regional. En la cita que se realiza en Lima participan Víctor Morales Mora, ministro de Trabajo y Seguridad Social; Shirley Saboría, directora ejecutiva de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep); y Marvin Rodríguez, secretario general de la Confederación de Trabajadores Rerum Novarum.

Morales dijo que Costa Rica buscará trabajar, junto con el sector empresarial y sindical, en fomentar mecanismos para disminuir la informalidad laboral, tema principal de la reunión en Lima.

Al cierre del 2013, en Costa Rica al menos el 44% de los ocupados labora en el sector informal, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).