Análisis se aplica en contextos donde hay una o pocas empresas poderosas

Por: Patricia Leitón 14 octubre, 2014
El Premio Nobel en Economía 2014, el francés Jean Tirole, ayer durante una conferencia de prensa en la Escuela de Economía de Toulouse, Francia. A sus 61años de edad, fue aclamado por el jurado Nobel como ‘uno de los economistas más influyentes de nuestro tiempo’. | AFP
El Premio Nobel en Economía 2014, el francés Jean Tirole, ayer durante una conferencia de prensa en la Escuela de Economía de Toulouse, Francia. A sus 61años de edad, fue aclamado por el jurado Nobel como ‘uno de los economistas más influyentes de nuestro tiempo’. | AFP

Los estudios del francés Jean Tirole sobre la regulación de los mercados, donde hay uno o pocos vendedores poderosos, lo llevaron a obtener ayer el Premio Nobel de Economía 2014.

Las investigaciones del académico galo tienen aplicaciones prácticas en regulación de servicios públicos, de mercados y de bancos, explicó Marlon Yong Chacón, economista costarricense, quien fue alumno en el 2001 del galardonado.

Nacido el 9 de agosto de 1953 en Troyes, noreste de Francia, de padre médico y madre profesora, Tirole obtuvo el título de ingeniero y un diploma de Estudios Profundizados en Matemáticas, a los 23 años y, en 1981, se doctoró en Economía en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Desconocido para el gran público, pero de asentado reconocimiento en la comunidad científica, Tirole vio su trayectoria profundamente marcada por los siete años pasados en el MIT y en los intercambios “ de muy alto nivel ” mantenidos en ese centro con otros colegas y estudiantes.

En una conferencia de prensa, el economista afirmó ayer que el galardón debe servir para que los políticos escuchen más las recetas que se cuecen en universidades y escuelas, pero también hizo autocrítica, al considerar que los investigadores no saben venderlas bien.

“ La actual crisis estaba descrita en revistas especializadas, antes de que sucediera. Muchas otras crisis estaban documentadas. Pero los economistas no están en el primer plano ” , afirmó el investigador.

En Costa Rica. En nuestro país, varios economistas, que han estudiado en el extranjero, explicaron sobre las teorías de Tirole, las cuales también se pueden aplicar aquí.

Uno de ellos es el actual diputado del Partido Acción Ciudadana, Ottón Solís.

“La ciencia económica asume –aun los economistas más promercado– que cuando existen ese tipo de imperfecciones (las originadas en monopolios y oligopolios), la regulación puede lograr resultados óptimos (como si los mercados fuesen perfectos)”, explicó Solís.

“Tirole demostró que el poder de mercado puede ser muy momentáneo, y, que, a veces, reduce costos, de los cuales con el tiempo no solo el monopolista se beneficia, sino también la sociedad. Por ello, la regulación de esos mercados debe estudiarse con sumo cuidado”, detalló.

El economista Thelmo Vargas explicó que hay muchas áreas en las cuales operan oligopolios (por ejemplo, telecomunicaciones, acueductos y energía eléctrica) y son objeto de regulación estatal. En general, a esto se le llama “política industrial”.

“La regulación lo que se propone es proteger a los consumidores, a efectos de evitar su explotación por parte de pocos productores y, para ello, debería conocer el sistema de incentivos que mueve a unos y otros actores. A veces, la regulación falla por no conocer bien el tipo de mercado de que se trata ni la asimetría de información que puede operar”, expresó Vargas.