69% de la red vial cantonal se encuentra en estado regular, malo o muy malo

Por: Patricia Leitón 12 septiembre, 2016

El próximo año, las municipalidades contarán con un 60% más de recursos para atender las vías cantonales, provenientes del impuesto a los combustibles.

Para el 2016, el presupuesto autorizado a agosto pasado era de ¢49.629 millones, para el 2017 es de ¢79.777 millones.

Este dinero es producto de la mayor tajada de recaudación del impuesto a los combustibles, la cual le corresponde a los ayuntamientos por mandato de la Ley Especial para la Transferencia de Competencias.

Con esta inyección de recursos se espera paliar el problema de infraestructura vial.

La Asociación Nacional de Alcaldías e Intendencias (ANAI) estima que el 69% de la red vial cantonal tiene una condición regular, mala o muy mala.

Una de las grandes dudas es si los municipios podrán ejecutar todos los fondos.

German Mora, gerente del Área de Desarrollo Local de la Contraloría General de la República, entidad que fiscaliza a los ayuntamientos y Jonathan Espinoza, director ejecutivo de la ANAI, coinciden en que las municipalidades han mejorado en la utilización de este dinero.

“Ha habido un mejoramiento en la ejecución de estos recursos. Por ejemplo, el año pasado, al 31 de diciembre, las municipalidades contaron con casi ¢35.000 millones y ejecutaron alrededor del 82%”, comentó Mora.

Otras entidades apoyan a los municipios para que hagan las obras.

¿Cómo lo van a invertir? Cinco gobiernos locales informaron que tienen planes listos para utilizar este dinero, aunque para algunas es insuficiente.

“Los recursos no son suficientes para atender el retraso que todos estos cantones tienen”, dijo Alberto Cole, alcalde de Osa.

Una de las rutas que planea arreglar este municipio es la que une Punta Mala, Vergel y Las Margaritas.

“Es una suma insuficiente considerando que aproximadamente cada kilómetro de recarpeteo nos cuesta alrededor de ¢60 millones”, dijo Carlos Cascante, alcalde de Tibás.

Este municipio usará el dinero para mantenimiento de las vías.

Las municipalidades de Coronado, Moravia y Tibás tienen actualmente un conflicto con el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) que está rompiendo las calles para la construcción de una nueva planta de tratamiento de aguas residuales.

En Coronado, el alcalde Rolando Méndez detalló 13 proyectos del plan quinquenal en los cuales invertirán en el 2017.

Estos incluyen obras en las calles Sotero, La Clínica, San Francisco y La Amistad, pero excluyen aquellas donde labore actualmente el AyA.

En Moravia, el alcalde Roberto Zoch informó de que con el dinero van a atender proyectos específicos en La Isla, Platanales, Calle La Torre, en San Jerónimo, y barrio La Guaria, entre otros.

Moravia pospuso algunas obras para hacerlas luego de que el AyA termine su proyecto.

El alcalde de Coto Brus, Rafael Ángel Navarro, comentó que tienen 95 proyectos listos y el dinero les alcanzaría para cubrir un 40% del total de la red vial cantonal, dado que tienen maquinaria, tajo y quebrador propio.