Por: Óscar Rodríguez 14 julio, 2014

El proyecto para limitar las pensiones altas será presentado por Hacienda al Congreso en agosto para las sesiones extraordinarias. | ARCHIVO
El proyecto para limitar las pensiones altas será presentado por Hacienda al Congreso en agosto para las sesiones extraordinarias. | ARCHIVO

El Ministerio de Hacienda estudia gravar las pensiones altas que están a cargo del Presupuesto Nacional.

Así lo confirmó a La Nación José Francisco Pacheco, viceministro de Egresos de la entidad, quien reconoció que en agosto presentarán un proyecto de ley a la Asamblea Legislativa.

“Contamos con un borrador que analiza el tema desde el punto de vista legal y de los eventuales ahorros generados por la medida”, aseguró Pacheco.

La entidad aún no ha decidido si la tasa que se propondrá será escalonada o fija.

Actualmente el régimen del Magisterio Nacional es el único que impone aportes especiales para las pensiones altas. En esos casos, la contribución es escalonada y va de un rango del 25% hasta el 75% del monto mensual.

Una pensión alta, financiada a cargo del Presupuesto Nacional, es aquella que es 10 veces el salario base más bajo pagado por la Administración Pública. Para este año son ¢2,3 millones.

Según las estimaciones de la Dirección Nacional de Pensiones (DNP), órgano adscrito al Ministerio de Trabajo, hay casi 1.000 personas que sobrepasan dicho monto, excluyendo a los jubilados del Magisterio Nacional.

¿Y los topes? El viceministro de Hacienda reconoció que también están en el análisis jurídico para determinar si es posible aplicar los topes a las pensiones a cargo del Presupuesto Nacional establecidos legalmente en 1998, pero que nunca se utilizaron.

“Estamos haciendo una valoración legal para saber si es posible aplicar los topes”, comentó Pacheco.

Sobre el caso del límite a las pensiones altas, la Auditoría Interna del Ministerio de Trabajo, entidad que administra las pensiones a cargo del Presupuesto Nacional, advirtió desde el 2009 que no se aplicaban los topes.

Incluso recomendó iniciar procesos legales en los casos que se haya pagado montos de más a los pensionados, según el oficio AU-AD-006-2009, del cual tiene copia La Nación .

Entre las pensiones sin tope están las de 170 exdiputados que cada año tienen un alza del 30%.

Los regímenes de pensiones especiales son financiados por el Gobierno Central a través de impuestos. Para este año significan un gasto de ¢708.000 millones.