Salud Animal califica de normales las decisiones y descarta represalias

Por: Marvin Barquero 18 septiembre, 2015
Las empresas exportadoras compran a pescadores pequeños la materia prima para hacer sus envíos al exterior. Dos empresas colocan el producto en México. | LUIS NAVARRO
Las empresas exportadoras compran a pescadores pequeños la materia prima para hacer sus envíos al exterior. Dos empresas colocan el producto en México. | LUIS NAVARRO

Las autoridades sanitarias de México impusieron desde julio la revisión de todos los contenedores de productos pesqueros enviados por Costa Rica, en lugar de una inspección aleatoria que se hacía anteriormente.

Además, exige que para cada contenedor se deba realizar un trámite individual, con el fin de revisar la eficacia de un cuestionario enviado por ellos.

La decisión se presenta mientras sigue vigente la prohibición costarricense de otorgar permisos para traer aguacate Hass desde México.

La medida con los productos pesqueros fue confirmada por el director del Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa), Bernardo Jaén, luego de que La Nación tuvo acceso a una circular de la entidad donde se advierte de la “problemática” con las exportaciones a México.

La Embajada mexicana en San José dijo ayer que está consultando el tema al Gobierno, antes de responder preguntas.

También tiene en proceso una inspección de la planta de proceso de una empresa que tramita el permiso para exportar a México.

Las autoridades sanitarias aztecas deben venir a revisar las condiciones de la industria, antes de emitir los permisos de acceso.

Esta firma se uniría a otras dos que ya exportan mariscos a territorio mexicano, precisó Jaén.

Según el Senasa, la inspección para una nueva compañía es solicitada por el país interesado (en este caso Costa Rica).

Las cifras del portal estadístico de la Promotora del Comercio Exterior (Procomer) indican que entre durante todo el 2014 se vendieron $1,6 millones en pescado a México. Entre enero y julio del 2014 la suma fue de $571.000, mientras que en los primeros siete meses de este año la cantidad alcanzó $683.000.

Procedimiento. Jaén dijo que México cambió las reglas sanitarias con respecto a productos pesqueros y que, desde julio pasado, implantó para Costa Rica la inspección de todos los contenedores.

Calificó como normal el cambio en las reglas, algo que, agregó, es permitido en los acuerdos internacionales. Por ese motivo negó que la medida mexicana pueda ser una represalia por la decisión costarricense de no entregar permisos para la importación de aguacate Hass desde ese país, vigente desde el 5 de mayo pasado.

El Ministerio de Comercio Exterior (Comex) todavía no logró concretar una reunión técnica entre autoridades fitosanitarias mexicanas y costarricenses, cuyo fin es llegar a un acuerdo en el tema del aguacate y evitar que se eleve a un litigio en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El ministro del Comex, Alexánder Mora, explicó que, hasta donde tiene conocimiento, México cambió las reglas en productos pesqueros para evitar el aleteo del tiburón. Agregó que en Costa Rica está autorizada la captura de esa especie, por lo que el país está entre los sujetos a inspecciones por los mexicanos.

Ayer se contactó a una de las dos empresas que exportan a México, cuya sede está ubicada en Puntarenas, pero los dueños prefirieron no dar declaraciones.