Sector critica atraso del Gobierno en brindar ayuda por efectos de la sequía

Por: Óscar Rodríguez, Marvin Barquero 10 junio, 2015
Ni el Gobierno, ni los ganaderos tienen datos oficiales de muerte de reses como consecuencia de la sequía. | ALBERT MARÍN/ARCHIVO
Ni el Gobierno, ni los ganaderos tienen datos oficiales de muerte de reses como consecuencia de la sequía. | ALBERT MARÍN/ARCHIVO

El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) carece de informes sobre muerte de ganado a consecuencia de la sequía en la región guanacasteca.

Felipe Arguedas, director de Extensión Agropecuaria del MAG, recalcó que no tienen ninguna información oficial por parte de ganaderos de una afectación específica en el país.

“Hemos dicho que en caso de cualquier muerte de un animal, lo reporten al Ministerio y al personal especializado del Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) para hacer la inspección, pero no tenemos ningún reporte”, comentó Arguedas.

Ninguna dependencia del MAG ha salido a realizar una supervisión al campo debido a la falta de informes.

“No tenemos un inventario de animales muertos. No podría validar las muertes que se dicen, no podemos afirmar si son 12 o 100. Nosotros, lógicamente, respetamos lo dicho por ellos (los ganaderos), les creemos, pero no hemos verificado por falta de información”, expresó.

Leonardo Luconi, presidente de la Corporación de Fomento Ganadera (Corfoga), manifestó que saben de muertes de ganado en las localidades de Santa Cruz, Abangares y Nicoya. No obstante, no tienen una cuantificación oficial.

Ana Helena Chacón, presidenta en ejercicio, salió ayer a defender la respuesta del Gobierno Central ante los efectos de la sequía, principalmente, en la región guanacasteca.

El Poder Ejecutivo decretó, el año pasado, emergencia por los efectos de la sequía en 11 cantones de Guanacaste y ocho del Pacífico norte y destinó ayudas por ¢15.000 millones.

La decisión se tomó como consecuencia de que, este año, la estación seca fue una de las más duras. Según el Instituto Meteorológico Nacional, el incremento de las temperaturas fue de entre 0,2 y un grado Celsius.

Las ayudas en proceso, para el sector ganadero, ascienden a ¢1.750 millones. Esta consiste, principalmente, en entregar comida para las reses.

En el segundo semestre se dará asistencia por un monto cercano a los ¢4.000 millones, pues se teme que se agudice la crisis, afirmó el funcionario del MAG.

Sin embargo, el presidente de Corfoga catalogó la ayuda de tardía, pues era necesaria en meses anteriores.

“La asistencia llegó cuando ya comenzó la lluvia en las regiones más afectadas por la sequía”, aseguró el empresario.

Luconi dijo que es necesario hacer una estrategia para el verano del próximo año, pues se prevé que sea aún más fuerte.