Agencia de Energía advirtió que caída en precios ya afecta la producción

 19 enero, 2015

Viena EFE. ¿Cuál es o puede llegar a ser el suelo del petróleo, cuándo será su recuperación y hasta dónde llegará?

Esas son preguntas cotidianas en los mercados mundiales, sumidos en la incertidumbre ante el abrupto desplome de los “petroprecios”, mientras que los diversos analistas y expertos varían en sus pronósticos.

En lo que sí coinciden es en la causa principal de la precipitación del “oro negro”: un fuerte exceso de la oferta respecto a la debilitada demanda mundial.

La caída en la cotización internacional del petróleo ya se deja sentir en los precios que pagan los consumidores por los combustibles. | AFP
La caída en la cotización internacional del petróleo ya se deja sentir en los precios que pagan los consumidores por los combustibles. | AFP

“Hay mucho, demasiado petróleo y la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) no reacciona”, dijo a Efe el analista Ehsan Ul-Haq, de la británica KBC Energy Economics.

Ul-Haq no descarta que los precios continúen bajando “hasta $40 o incluso $35 por barril”.

Las cotizaciones del petróleo del Brent, del WTI y del barril de la OPEP se situaron en los mínimos de los últimos cinco años, entre $41 y $45 por barril, un 60% más bajo que en junio pasado.

Para Ul-Haq, “el precio de $100 pasó a la historia”.

No así para David Wech, analista de la consultora JBC. En declaraciones a Efe, el experto estimó que es “bien posible, incluso probable, un precio de $100 a medio plazo”, es decir, dentro de “tres a cinco años”.

El barril del crudo Brent, de referencia en Europa, terminó la semana con una subida del 5,24% al cierre del viernes, después de que la Agencia Internacional de la Energía (AIE) dijera en un informe que hay crecientes signos de un cambio de tendencia.

El barril del petróleo de Texas (WTI) rebotó un 5,27 % y cerró en $48,69, terminando la semana con un alza del 0,68 %.

La AIE advirtió, además, de que el fuerte abaratamiento del “oro negro” ha comenzado a afectar la producción de crudo.

La semana anterior, Noruega y BP se sumaron a otros, como Shell y Chevron, al anunciar medidas de ahorro a causa de la caída del precio del petróleo.

Según la OPEP, el desplome de los precios se ha debido a un amplio suministro, demanda moderada, un dólar más fuerte, incertidumbre sobre la economía mundial y la especulación.

Ul-Haq reconoció que quizá la OPEP no pueda hacer mucho, pues si reduce su oferta “pierde mercado. El hueco que deja lo llena enseguida la producción de Estados Unidos”.

El crecimiento de los barriles extraídos en la primera potencia mundial, y en especial el del petróleo de esquisto, resultó “inesperado”, dijo el analista.

En un comentario en su Boletín mensual, la organización de productores advirtió de que no puede por sí sola resolver los problemas del mercado petrolero.

El mensaje es claro: deben ser los grandes productores de crudo no miembros de la OPEP quienes reduzcan su oferta, pues los países de la organización ya “contribuyen” a equilibrar las cosas al mantener limitado el tope máximo de su producción.

Etiquetado como: