Nueva iniciativa reduce fondo de auxilio estatal de $15 a $10 millones

Por: Óscar Rodríguez 14 mayo, 2015
El Gobierno propuso cambios en el plan de rescate de empresas turísticas endeudadas para intentar salvar el proyecto; pero aún negocia con bancadas legislativas. Buena parte de las compañías con problemas son de la zona de La Fortuna, en San Carlos. | JORGE ARCE/ARCHIVO
El Gobierno propuso cambios en el plan de rescate de empresas turísticas endeudadas para intentar salvar el proyecto; pero aún negocia con bancadas legislativas. Buena parte de las compañías con problemas son de la zona de La Fortuna, en San Carlos. | JORGE ARCE/ARCHIVO

El Gobierno corre para salvar el plan de rescate a las empresas turísticas con deudas millonarias en el sistema bancario.

La negociación con los diputados la encabezan Welmer Ramos, jerarca del Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC), y Mauricio Ventura, ministro de Turismo.

Ambos presentaron, el martes por la noche, un nuevo texto que disminuye el aporte del Instituto Costarricense de Turismo (ICT) en el plan de rescate, pero mantiene el subsidio en la tasa de interés que pagarán las empresas beneficiadas.

Así lo confirmaron a La Nación legisladores de varias bancadas, el ministro de Turismo y Luis Paulino Mora, viceministro de la Presidencia. Ramos descartó ahondar en detalles.

En la nueva versión, el ICT daría, en calidad de crédito, $2,5 millones en vez de los $7,5 millones que se exigían en el texto original, como aporte a un fideicomiso.

El Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD) mantendría los $7,5 millones, pero como préstamo y no administraría el fondo.

De prosperar estas modificaciones, el fondo de rescate a compañías turísticas sería de $10 millones en vez de $15 millones.

Ambas entidades darían los recursos como un crédito a los bancos, a una tasa blanda, para que estos refinancien las deudas de las empresas, con una reducción en la tasa de interés actual de 3,5 puntos porcentuales.

Además, la ayuda se centraría en micro y pequeñas empresas, con lo cual se cierra la opción para las medianas firmas.

“El nuevo planteamiento funciona como préstamo, no hay donación, pero estamos aún negociando (con los diputados) y esperamos que haya humo blanco cuanto antes”, aseguró Ventura.

Contrarreloj. Diputados de varias bancadas legislativas aún dudan de si el proyecto original puede votarse con prontitud, pues hay vacíos sobre las empresas beneficiarias con el plan de rescate.

Además, porque el Gobierno deberá realizar una ardua negociación en el Congreso, para acordar si se modifica el texto actual, se sustituye o se envía uno nuevo.

“La decisión de qué pasará con el proyecto quedará para el próximos lunes. Sinceramente, no creo que se vote; aún hay dudas”, dijo el libertario Otto Guevara.

Luis Vásquez, congresista socialcristiano, cuestionó que el Poder Ejecutivo presente un nuevo proyecto si tuvo la posibilidad de hacerlo durante el último año, ante la Comisión de Turismo.

“Critican el aporte de Banca de Desarrollo, pero lo mantienen en el proyecto propuesto ahora. No entiendo”, dijo Vásquez.

El liberacionista Julio Rojas enfatizó que esperarán a que el Gobierno presente oficialmente la nueva iniciativa, para estudiarla antes de que se vote.