Recursos son para pensiones, aportes a municipalidades y educación

Por: Patricia Leitón 26 agosto, 2016

El Ministerio de Hacienda busca cómo acomodar dentro del complicado presupuesto del 2017, cerca de ¢300.000 millones de nuevos gastos, los cuales no cuentan con una fuente sana de financiamiento.

El ministerio de Hacienda deberá incluir más recursos para el arreglo de vías cantonales en el plan de gasto del 2017. | ALBERT MARÍN/ARCHIVO
El ministerio de Hacienda deberá incluir más recursos para el arreglo de vías cantonales en el plan de gasto del 2017. | ALBERT MARÍN/ARCHIVO

Tres de las nuevas erogaciones corresponden a acuerdos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS). Se trata de la decisión de duplicar el aporte del Gobierno al régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), pero al hacerlo, también se duplica el aporte estatal al Fondo de Jubilaciones y Pensiones del Poder Judicial y a la Junta de Pensiones del Magisterio.

La Caja también aprobó reducir las cargas sociales que pagan los patronos para asegurar a empleadas domésticas con el objetivo de incrementar el porcentaje de aseguramiento, el cual actualmente es muy bajo (14% del total de trabajadoras).

En este caso, explicó el ministro de Trabajo, Carlos Alvarado, el Gobierno apoyó la decisión.

Otras nuevas erogaciones provienen de leyes ya aprobadas, como la obligación de dedicar un 8% de la producción a educación, que rige desde el 2011 pero no se ha logrado alcanzar. Además, la Ley Especial de Transferencia de Competencias, la cual otorga a las municipalidades más recursos para invertir en vías cantonales, así como la Reforma Procesal Laboral.

En el presupuesto del Ministerio de Trabajo van incluidos los recursos para elevar el aseguramiento de empleadas domésticas, para el Sistema Nacional de Información y Registro Único de Beneficiarios del Estado y para la aplicación de la Reforma Procesal Laboral, indicó Alvarado.

Con deuda. El viceministro de Hacienda, encargado de Gastos, José Francisco Pacheco, estimó los nuevos egresos en unos ¢300.000 millones.

“Nosotros calculamos que este tipo de detalles, tanto el de la Caja, como los otros que le he comentado, más el incremento en el MEP (Ministerio de Educación) van a a significar más de ¢300.000 millones en gasto nuevo para el otro año”, dijo Pacheco.

Este jerarca explicó que revisan otras partidas para dar espacio al nuevo gasto; sin embargo, añadió que es imposible recortar todo lo que se requiere, por lo que tendrá que financiar con deuda.

“No se va a poder recortar todo de un lado para poder darle a este grupo de nuevas obligaciones, se están incorporando en el presupuesto, pero a la vez, estamos controlando algunas otras partidas, o no van a crecer tanto como se requería o se sacrifican algunos proyectos de inversión”, dijo el viceministro.

El ministro de Hacienda, Helio Fallas, ha externado su preocupación por el crecimiento del endeudamiento del Gobierno que genera un aumento en el pago de intereses.

Fallas advirtió de que en el nuevo presupuesto, el pago de deuda e intereses es el rubro que más crece y, si no hay cambios para el 2017, la carga de la deuda del Gobierno (el monto del débito respecto a la producción) llegará a 50%, lo cual supera un nivel sostenible, según un estudio de la Academia de Centroamérica.

La exviceministra de Hacienda, Edna Camacho, comentó que la imposición de nuevas obligaciones de gasto al Gobierno Central resulta inconsistente con la situación fiscal que experimenta el país.

“Bajo ese escenario, no solo vemos que no se enfrenta el problema fiscal existente, sino que continúa la práctica inconveniente de crear obligaciones de gasto sin financiamiento”, comentó la economista.

El exministro de Hacienda Francisco de Paula Gutiérrez, señaló que le gustaría analizar primero el plan de gasto antes de referirse a él, pero externó su preocupación porque la situación refleja la mala costumbre de aprobar gastos sin que haya un contenido financiero adicional para cubrirlos.

Etiquetado como: