Resultado se afecta con una baja del 74% en la industria eléctrica y electrónica

 22 junio, 2015

San José.

El valor de las exportaciones costarricenses de bienes disminuyó un 17% en los primeros cinco meses de este año (enero a mayo), en comparación con igual periodo del 2014, al pasar de $4.916 millones a $4.081 millones, según la actualización de datos del portal estadístico en la página web de la Promotora del Comercio Exterior (Procomer) realizada la tarde de este lunes.

De acuerdo con esas cifras, el sector más golpeado es de la industria eléctrica y electrónica, pues el valor de sus exportaciones se desplomó un 74% al comparar los dos periodos. Pasaron de $1.252 millones entre enero y mayo del 2014 a $326 millones en igual periodo de este año. Esta fuerte caída se esperaba por la salida de la parte de manufactura de la empresa Intel.

Esto causó que el valor de las exportaciones del sector industrial se desplomara un 21%. Se cayó de $3.563 millones a $2.805 millones en la comparación de los periodos.

Pese a la caída en general de las exportaciones agrícolas, el café lleva un buen comportamiento en los primeros cinco meses de este año.
Pese a la caída en general de las exportaciones agrícolas, el café lleva un buen comportamiento en los primeros cinco meses de este año.

Pero no solo ese sector está afectado, pues el agrícola, por ejemplo, presenta una reducción del 5,6% en el valor de sus ventas al exterior. Las colocaciones totales bajaron de $1.204 millones a $1.136 millones por el impacto de productos como piña y banano, aunque el café presenta un buen comportamiento.

Entre tanto, el ingreso por las exportaciones de la industria alimentaria lleva una merma del 4,5%. Ese sector exportó bienes por un valor de $620 millones en los primeros cinco meses del 2014, contra los $592 millones de este año.

Francisco Gamboa, director ejecutivo de la Cámara de Industrias de Costa Rica, dijo que la parte positiva es que al eliminar el efecto Intel las ventas industriales crecen un 3,8%. Pero la parte negativa reveló la preocupación del sector por las disminuciones en los subsectores alimentario, de plástico y de metalmecánica, particularmente porque estos generan mucho valor agregado.