Hacienda tiene dificultades para captar a las tasas de interés que ofrece

Por: Patricia Leitón 3 agosto

San José

Evitar una tormenta en el mercado cambiario, ocasionada en parte por la incertidumbre fiscal, obligó al Banco Central a tomar medidas que, en la actualidad, son las que le complican al Gobierno conseguir los recursos para enfrentar sus pagos.

Este martes 2 de agosto, el presidente Luis Guillermo Solís anunció que el Gobierno enfrenta dificultades de liquidez para pagar sus obligaciones y garantizar la operación de servicios esenciales.

Marco Antonio Chavez, jefe de Mercados Internacionales y Análisis Económico de INS Valores, revisa los precios de los bonos. Costa Rica pretende hacer una nueva emisión de bonos para financiar el déficit fiscal. | MARCELA BERTOZZI/ARCHIVO
Marco Antonio Chavez, jefe de Mercados Internacionales y Análisis Económico de INS Valores, revisa los precios de los bonos. Costa Rica pretende hacer una nueva emisión de bonos para financiar el déficit fiscal. | MARCELA BERTOZZI/ARCHIVO

La historia es larga y está centrada en los siete años consecutivos que tiene el Gobierno de gastar, en forma significativa, más de lo que recibe por impuestos.

Del 2012 al 2015 el Gobierno pudo pedir préstamos externos por $4.000 millones, y a partir del 2015 el Gobierno comenzó a aplicar la ingeniería financiera para evitar presionar las tasas de interés dentro del país cuando pedía prestados recursos en el mercado local.

En ese momento se gozaba, también, de bajos precios del petróleo y de bajas tasas de interés internacionales.

No obstante, el panorama cambió y tanto los precios del petróleo como las tasas comenzaron a subir, y el problema de las finanzas públicas no se solucionó.

Algunos especialistas, como el economista Félix Delgado, consideran que el Banco Central aprovechó la moderación en la inflación para justificar una baja en las tasas de interés, lo cual ayudaba al Gobierno a obtener recursos a bajo costo.

Captaciones del Gobierno
Captaciones del Gobierno

"Hasta que la mazorca empezó a desgranarse. Como la canción mexicana de la negra: "a todos diles que sí, pero no les digas cuándo". La gente empezó a dudar de la sostenibilidad de esta situación (déficit fiscal disparado, tasas de interés muy bajas, tipo de cambio me parece que muy sostenido con intervención del Banco Central)". Cuando eso ocurre, la demanda de dólares aumenta", relató Delgado.

El presidente del Banco Central, Olivier Castro, también ha reiterado que el problema fiscal es uno de los factores que estimuló la demanda de dólares. Así lo señaló en un artículo publicado el 2 de agosto en este diario.

"Ante esta realidad (el problema estructural de las finanzas públicas), los agentes económicos tratan de protegerse de las consecuencias de un déficit fiscal creciente, entre otras cosas, mediante la dolarización de sus ahorros y la 'colonización' de sus deudas, lo cual crea una presión al alza sobre el tipo de cambio", dijo Castro.

Con el fin de evitar movimientos abruptos en el tipo de cambio, el Banco Central tomó, entre otras, dos medidas: vender parte de sus reservas en dólares y aumentar las tasas de interés para aumentar el atractivo de ahorrar en colones.

Al vender dólares el Banco Central absorbió colones y por lo tanto redujo la cantidad de moneda local en el mercado, y por otro lado al subir las tasas en colones obliga a Hacienda a tener que elevarlas para lograr que le presten dinero por medio de la venta de bonos.

"Claramente, el aumento en las tasas por parte del Banco Central para proteger el tipo de cambio ha tenido un efecto en las condiciones de liquidez de colones y ha hecho que los intermediarios financieros sean más agresivos para mantener su fondeo", explicó José Rafael Brenes, gerente de la Bolsa Nacional de Valores.

Brenes explicó que ya en julio de este año el Gobierno captó menos porque no ha pagado las tasas de interés que los inversionistas piden.

Captar afuera se complica

Una opción para aliviar la situación es salir a captar recursos en el exterior. El Gobierno alista un proyecto de ley en ese sentido; no obstante, las declaraciones del presidente de la República, Luis Guillermo Solís de que el Gobierno enfrenta dificultades para pagar sus obligaciones complican el panorama externo.

"El anuncio por parte de un Jefe de Estado de que su Tesorería está teniendo problemas de liquidez es muy serio en cualquier parte del mundo; ya hemos tenido llamadas de inversionistas institucionales del exterior tratando de entender el alcance de esta noticia", opinó Brenes.

"Es aún más preocupante si realmente se espera conseguir fondeo adicional en el extranjero pues la pregunta que se harán los potenciales inversionistas es: si no pueden pagar lo que ya deben, ¿podrán pagar lo que están vendiendo ahora?" manifestó Brenes.

Por otra parte, añadió Delgado, las agencias calificadoras toman ese tipo de anuncios muy en serio y podrían desencadenar un nuevo periodo de rebaja en las calificaciones, porque el mismo Presidente informa que la capacidad de pago del Gobierno ha aumentado su riesgo.

Gabriel Alpízar, gerente de la Tesorería del Banco de Costa Rica, indicó que hasta ahora no ha habido respuesta desfavorable en los mercados de capitales internos o externos (los precios están estables) y en relación con el mercado cambiario, las volatilidades están dentro de las normales al día de hoy.

"No obstante, el que el Tesoro Nacional no cumpla con su compromiso de pagar en monto y tiempo es un asunto que puede llevar a desacreditar la confianza que durante décadas ha tenido este departamento del Ministerio de Hacienda, de allí la importancia de restituir su programación financiera lo antes posible y emplear todos los instrumentos financieros y legales que tenga para cumplir", añadió Alpízar.

Etiquetado como: