El representante europeo para Costa Rica y Panamá, José Luis Martínez, y varios embajadores dicen que consumidores del Istmo ahora tendrán más acceso a vinos, quesos, aceites y otros productos

 27 septiembre, 2013

San José.

La Unión Europea (UE) abre a partir de este 1.° de octubre un mercado con 28 países y 500 millones de potenciales consumidores, aseguraron la mañana de este viernes el encargado de negocios de la delegación de ese bloque para Costa Rica y Panamá, José Luis Martínez, y seis embajadores.

La apertura del mercado se da con la puesta en vigencia del Acuerdo de Asociación entre Centraomérica y la Unión Europea (Aacue), este 1.° de octubre, luego de cumplirse todos los requisitos para tal objetivo.

La piña es el segundo producto de exportación de Costa Rica a la Unión Europea. Ahora se espera un incremento en las ventas.
La piña es el segundo producto de exportación de Costa Rica a la Unión Europea. Ahora se espera un incremento en las ventas.

Martínez resaltó que el consumidor centroamericano obtendrá un acceso mejor y a menor precio a productos europeos de gran calidad como vinos,quesos, aceite de oliva y otros, mientras que en Europa se asegura jurídicamente el ingreso sin aranceles o impuestos de entrada de piña, mangos, melones y otros productos, especialmente del sector agrícola centroamericano.

El representante europeo y los embajadores de España, Elena Madrazo; Holanda, Mette Gonggrijp; de Reino Unido, Sharon Campbell; de Alemania, Ernst Martens; de Francia, Jean Baptiste Chauvín, y la encargada comercial de la embajada de Italia, Caterina Urzi, insistieron en dehjar claro que se trata de un acuerdo región a región y que no se trata ahora de resaltar relaciones bilaterales entre los países.

En ese sentido, reconocieron, se plantea la necesidad y el reto para América Central de profundizar la unión aduanera, hasta un nivel en el cual un producto europeo pueda entrar por Guatemala, hacer el trámite aduanal allá y a partir de ahí tener libre tránsito en toda la región.

También reconocieron que, a partir de ahora, los programas de cooperación de la UE privilegiarán programas regionales y ya no tanto los individuales con países, aunque estos no se eliminarán.