País superó a Arabia Saudita y Rusia como primer productor mundial, por primera vez desde 1975, gracias a la extracción de crudo de esquisto.

 10 junio, 2015

Londres.

Estados Unidos se convirtió en el primer productor de petróleo del mundo por primera vez desde 1975, gracias al crudo de esquisto, según anunció este miércoles la empresa petrolífera británica BP.

Asimismo, la oferta mundial de petróleo creció como nunca en el 2014 (2,1 millones de barriles por día), según el informe estadístico sobre energía de esta petrolera.

Este aumento se debió, principalmente, al crecimiento de 1,6 millones de barriles por día de la producción estadounidense.

Varios hombres laboran en una bomba petrolera durante una tormenta de arena, en un desierto de Sakhir, Bahrain.
Varios hombres laboran en una bomba petrolera durante una tormenta de arena, en un desierto de Sakhir, Bahrain.

Según el informe, es la primera vez que un país consigue aumentar su oferta en más de un millón de barriles diarios durante tres años consecutivos.

“Estados Unidos ha superado a Arabia Saudita y Rusia como primer productor mundial de petróleo por primera vez desde 1975”, dijo Bob Dudley, director general de BP.

“Las implicaciones de la revolución del esquisto estadounidense son profundas”, insistió.

Por ejemplo, Estados Unidos ha reducido considerablemente sus importaciones, hasta el punto de ceder a China el lugar de primer importador mundial.

Y eso pese a que la ralentización de la economía hizo que el incremento de la demanda china fuera solo de 2,6% en el 2014, mucho menos que el progreso medio anual de 6,6% de los 10 años anteriores.

El petróleo de esquisto es un crudo no convencional que se extrae mediante el fracking, o fracturación hidráulica, una técnica que consiste en inyectar agua a alta presión para fracturar rocas ubicadas a profundidades de entre 1.500 y 2.400 metros.

Esta técnica ha ampliado las posibilidades de extraer petróleo a muchos otros países y es una amenaza a la posición dominante de los productores tradicionales.