Cuarta economía de la zona euro ya redujo estas prestaciones a través de varias reformas

 18 diciembre, 2013

Madrid (AFP).

España, lastrada por un desempleo récord (26%), debe seguir reduciendo sus indemnizaciones por despido y ayudar mejor a los que buscan trabajo a encontrarlo, consideró este miércoles la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

La OCDE presentará este lunes un informe sobre los tributos en América Latina.
La OCDE presentará este lunes un informe sobre los tributos en América Latina.

La cuarta economía de la zona euro, que ya redujo estas indemnizaciones a través de varias reformas, "ha dado valientes pasos para fortalecer su mercado laboral", subraya la OCDE en su informe.

Estas reformas "han contribuido a crear puestos de trabajo y deberían impulsar aún más la competitividad y el empleo en los próximos años", dice el organismo, que aplaude también la rebaja de salarios, con lo que "los costes laborales del sector empresarial cayeron un 3,2% entre finales del 2011 y el segundo trimestre del 2013".

"Aunque esta moderación salarial está afectando los niveles de vida de los trabajadores, ya empiezan a verse sus resultados en lo que respecta a la evolución del empleo y a puestos de trabajo no destruidos", añadió la OCDE, mientras que los sindicatos denuncian este mecanismo.

"El 60% de los trabajadores españoles ni llega a cobrar 1.000 euros al mes", explicó recientemente Paloma López, secretaria de empleo del sindicato CCOO.

Según la OCDE, "siguen siendo necesarias reformas adicionales, así como nuevos esfuerzos para mejorar la ayuda proporcionada a los demandantes de empleo, y en especial a los jóvenes".

Algunas cifras son inquietantes: la tasa de desempleo española, del 26,7% en datos armonizados en octubre, es la segunda más elevada de todos los países de la OCDE (solo por detrás de Grecia) y es tres veces superior a la media de estos países (7,9%).

La tasa se dispara al 54,39% entre los jóvenes de 16 a 24 años y ahora los parados de larga duración (un año o más sin trabajo) representan un 50,4% del total, frente al 19,1% de finales del 2007.

"España sigue siendo uno de los países de la OCDE con las indemnizaciones obligatorias por extinción de contrato más generosas", por lo que habría que reducir éstas últimas en "las grandes empresas, y acercarse así a la media de la OCDE y de Europa", dijo la organización.

La OCDE también llama a ampliar los periodos de prueba y "mejorar la efectividad de las políticas dirigidas a promover la reincorporación de los demandantes de empleo al mercado laboral".