Por: Óscar Rodríguez 11 marzo, 2015

Las cooperativas que se dediquen a la venta de electricidad y cuyos precios estén regulados por la Aresep estarán exentas del pago de renta. En la foto, un trabajador no identificado de Coopelesca realizaba trabajos en Pocosol de San Carlos. | Archivo
Las cooperativas que se dediquen a la venta de electricidad y cuyos precios estén regulados por la Aresep estarán exentas del pago de renta. En la foto, un trabajador no identificado de Coopelesca realizaba trabajos en Pocosol de San Carlos. | Archivo

El Ministerio de Hacienda propuso ayer que las grandes empresas cooperativas del país tributen un 30% del impuesto sobre la renta sobre las utilidades a final de cada año.

Solo estarían exentas del gravamen las micro, pequeñas y medianas empresas cooperativas inscritas ante el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC), así como las que se dediquen a la venta de electricidad y sus tarifas estén regidas por la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

“¿Qué estamos diciendo aquí con el cambio? La sociedad les dará una facilidad a las empresas cooperativas, pero, una vez alcanzado determinado tamaño, deben contribuir con el pago de renta, tras dársele una serie de facilidades fiscales”, explicó Fernando Rodríguez, viceministro de Ingresos en la cartera de Hacienda.

Añadió que los excedentes repartidos por las cooperativas y las asociaciones solidaristas serán gravadas solo con un 5% de renta por debajo de ¢793.000. Por encima de dicho monto, incorporará tramos de 10%, 15%, 20% y 25% sobre la suma recibida por cada persona.

Asalariados. La iniciativa de Hacienda propone nuevos tramos de renta para los trabajadores asalariados. Solo estarán exentos del tributo los sueldos por debajo de ¢793.000.

Sobre el exceso de ¢793.000 y hasta ¢1.190.000 al mes se pagará un 10% de renta. Entre ¢1.190.000 y ¢2.225.000 el tributo mensual será del 15%.

Sobre el exceso de ¢2.225.000 y hasta ¢4.450.000 el pago mensual será de un 20%. Por último, por encima de los ¢4.450.000 se tributará un 25%.

El patrono del trabajador será el encargado de realizar la retención de los recursos al mes.

Actualmente, el impuesto sobre la renta a asalariados solo incorpora dos tramos: un 10% entre ¢793.000 y ¢1.190.000, y de un 15% para los sueldos de más de ¢1.190.000. En el país hay actualmente más de un millón de trabajadores asalariados.