Stafford Fitzgerald Haney afirma que situación de tratado con Centroamérica es diferente a NAFTA

Por: Óscar Rodríguez 28 abril
El cuarto debate de Visionarios 20/20 se centró en fue la situación de Costa Rica ante la nueva administración estadounidense. De izquierda a derecha: Jorge Sequeira, director de Cinde; Jhon Fonseca, viceministro de Comex; Armando González, director de La Nación; Stafford Fitzgerald Haney, embajador de EE. UU.; y Alberto Trejos, exministro de Comercio Exterior.
El cuarto debate de Visionarios 20/20 se centró en fue la situación de Costa Rica ante la nueva administración estadounidense. De izquierda a derecha: Jorge Sequeira, director de Cinde; Jhon Fonseca, viceministro de Comex; Armando González, director de La Nación; Stafford Fitzgerald Haney, embajador de EE. UU.; y Alberto Trejos, exministro de Comercio Exterior.

Stafford Fitzgerald Haney, embajador de Estados Unidos en Costa Rica, descarta que esté en peligro el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana (DR-CAFTA, por sus siglas inglés).

El diplomático aseguró, en el foro Visionarios 20/20, que el tratado con la región no está incluido en la agenda de revisión de acuerdos comerciales de su país.

"Hasta hoy en día no estoy preocupado por CAFTA (...). No hemos oído nada en Washington, nadie está hablando ni enfocado en CAFTA, para nada. No creo que vaya a suceder", afirmó Haney.

El tema de discusión en dicha jornada fue la situación de Costa Rica ante la nueva administración estadounidense dirigida por Donald Trump.

Para Estados Unidos –enfatizó– la realidad del CAFTA es muy diferente a la del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas inglés) , pues en el primero de los casos poseen un balance comercial positivo.

Durante esta semana, Estados Unidos, Canadá y México iniciaron los primeros pasos para renegociar el NAFTA.

Haney descartó que el gobierno de Trump esté en contra del comercio, sino que se está en un proceso de reevaluación para beneficiar a los consumidores y trabajadores estadounidenses.

"Nosotros como socio número uno en comercio, inversiones y de turistas obviamente jugamos un papel y es comprensible si los mensajes (de EE. UU.) no son claros; pero ni en el Departamento de Estado, ni el de Comercio vemos por qué tendría que cambiar la relación comercial con Costa Rica en esta administración (de Trump)", recalcó el diplomático estadounidense.

Haney fue designado como encargado de la embajada estadounidense en el país por el gobierno demócrata de Barack Obama. La administración Trump decidió mantenerlo en el puesto.

Junto a Haney, participaron en el foro Alberto Trejos, exjerarca del Ministerio de Comercio Exterior (Comex); Jorge Sequeira, director de la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde) y Jhon Fonseca, viceministro actual de Comex. La discusión fue dirigida por Armando González, director de La Nación.

Visionarios 20/20 es un evento organizado por La Nación, la Universidad Latina de Costa Rica y la constructora H. Solís. El conversatorio se hizo la noche del jueves 27 de abril en el auditorio del periódico, en Llorente de Tibás.

Stafford Fitzgerald Haney, embajador de Estados Unidos en Costa Rica.
Stafford Fitzgerald Haney, embajador de Estados Unidos en Costa Rica.
"Los balances que tenemos como país son más favorables en CAFTA que con NAFTA. No hemos oído nada en Washington, nadie está enfocado en CAFTA. No creo, ni espero que suceda". Stafford Fitzgerald Haney, embajador de Estados Unidos en Costa Rica.

EE. UU. es el principal socio comercial de Costa Rica. El 40% de las exportaciones de bienes se dirigieron a ese país el año pasado, es decir, $4.179 millones, muestran los datos de la Promotora de Comercio Exterior (Procomer).

Mientras que Costa Rica importó bienes desde EE. UU. por $6.099 millones; es decir, se mantiene una balanza comercial positiva para Estados Unidos de $1.920 millones, según datos de Procomer.

Además, el 50% de la inversión extranjera recibida es de capital estadounidense. En el 2016, el monto total fue de $2.762 millones, detalla el Banco Central.

Temores.

A pesar del mensaje del diplomático, tanto Fonseca como Sequeira reconocieron que dan un seguimiento diario de lo que se dice en la capital estadounidense en materia comercial.

El viceministro reconoció que es difícil planificar estrategias de trabajo, pues los mensajes recibidos son variables de un día a otro.

Para Alberto Trejos, exjerarca de Comex, el entorno comercial externo es muy difícil de leer, pues varía de un día a otro por un tweet, dijo en alusión al uso de esta red social por parte de Trump.

Agregó que el acuerdo con Centroamérica no está en la mirilla del gobierno estadounidense ahora; pero no sabe si se mantendrá así.

"Estoy muy seguro de que directamente nadie quiere meterse con Cafta porque los números dan a favor de Estados Unidos", recalcó Trejos. (Ver aclaración al final de esta nota).

Por su parte, Jorge Sequeira coincidió con el jerarca de Comex de que la reciente reforma tributaria de Trump es una amenaza para Costa Rica, pues incluye una reducción impositiva a las empresas estadounidenses.

El director de Cinde explicó que el impuesto es hoy del 35% y la iniciativa es bajarlo al 15%.

"La reducción (de impuesto a las empresas) sí impactaría a Costa Rica porque nuestro incentivo es de tipo fiscal para el régimen de zona franca. Ese diferencial de beneficio de operar allá o aquí, en términos fiscales, se reduce", enfatizó Sequeira.

Todos los panelistas coincidieron en que Costa Rica enfrenta retos comerciales, adicionales a la situación de EE. UU., principalmente en materia de competitividad.

Lamentable error de 'La Nación'

Armando González R.

Director

En nuestra información de este sábado sobre el foro en que se discutió la posición de Costa Rica frente al giro de los Estados Unidos en materia de comercio exterior, erróneamente atribuimos al exministro Alberto Trejos la siguiente frase: “Estoy muy seguro de que directamente nadie quiere meterse con CAFTA porque los números dan a favor de Estados Unidos”. Trejos nunca pronunció esa frase y la atribución es un error de nuestra parte.

El video de la intervención del exministro, y las de los otros tres panelistas, puede ser revisado en www.nacion.com, porque como los demás foros del ciclo “Visionarios”, el de comercio exterior fue filmado para incorporarlo, posteriormente, al sitio web. La revisión de ese video nos hizo caer en cuenta del error. En ninguna parte pronuncia el exministro la frase citada.

Por el contrario, Trejos señaló, de conformidad con la abrumadora mayoría de la doctrina económica, que el balance bilateral es un criterio erróneo para aquilatar los efectos de una relación comercial y lamentó la confusión existente al respecto en los Estados Unidos. También describió los beneficios del Cafta para ambos países, Estados Unidos y Costa Rica.

Aunque el balance bilateral no es el criterio correcto para evaluar la relación comercial, Trejos destacó que, en el caso del Cafta, ese balance más bien se inclina hacia nuestro país, porque las cifras de exportaciones estadounidenses incluyen el petróleo que Costa Rica decidió dejar de comprar en Trinidad y comenzó a comprar en Houston.

Si el país no hubiera tomado esa decisión soberana, en nada relacionada con el Cafta, o si el día de mañana decidiera revertirla, el balance en el papel se volcaría hacia Costa Rica, lo cual demuestra el error de la nueva administración estadounidense cuando concede el balance bilateral un valor tan determinante. En este momento, esa concepción errónea no nos perjudica, casi por casualidad, pues el cambio en el origen del petróleo nos hace imperceptibles para el radar de quienes cuestionan el libre comercio en Washington.

Cuando Costa Rica compraba el petróleo a Trinidad y ese país no nos compraba mayor cosa a cambio, el balance bilateral con Trinidad era “desastroso”, pero a nadie se le ocurrió caracterizarlo así porque nuestro país no puede vivir sin el petróleo.

El error de La Nación, que puede ser constatado en la grabación del evento, puso al exministro a decir lo contrario de lo que sostuvo en el foro y por eso ofrecemos disculpas a él y a nuestros lectores. A continuación, una transcripción literal de lo dicho por el exministro tomada de la grabación que nuestros lectores pueden consultar en www.nacion.com Está transcrita tal cual, sin los ajustes usuales aplicados a la palabra pronunciada de viva voz cuando se le plasma en escritura.

"Pero yo sí veo Nafta en problemas, yo veo el sistema multilateral en problemas, yo veo la base de las relaciones transpacíficas y transatlánticas en problemas, y aunque estoy muy seguro de que, directamente, nadie quiere meterse con Cafta, por diversas razones y algunas son bastante casuales. Por ejemplo, si a nosotros no se nos hubiera ocurrido, hace dos años, empezar a importar el petróleo de Houston en vez de Trinidad, cosa que no tiene nada que ver con nada, los números que llevan a lo que dijo el embajador, darían al revés, el superavitario seríamos nosotros y habríamos prendido los semáforos, porque esta administración estadounidense, por alguna razón --este es un misterio para la profesión, para mí profesión-- decidió que el superávit o déficit bilateral es la manera como se miden las relaciones comerciales. Yo asumo que en comercio de pan, yo voy a ser deficitario con el panadero de la esquina y que eso no es malo; que en comercio de educación yo voy a ser superavitario con mis estudiantes y que eso no es malo. No es eso lo que miden las relaciones... Pero esa idea tan loca, a nosotros nos dan los números con semáforo verde en vez de semáforo rojo por una chiripa, porque quién sabe por qué Recope empezó a comprar el petróleo en otro lugar de donde lo compraba hace dos años. Si no los números serían superavitarios. Nosotros y estaríamos con el semáforo en rojo. Emmm, pero yo sí veo que aunque nadie se va a meter con Cafta directamente, por diversas razones, para empezar porque Hillary votó en contra, así que ese debe ser el bueno, eso fue lo que dijeron en campaña; este eem, porque la coyuntura del Triángulo Norte es una coyuntura que preocupa mucho a los Estados Unidos, porque, chiripa de chiripas, pasaran las cosas que tuvieron que pasar, y ahora tenemos al general Kelly, que conoce muy bien a la región, en la Administración, y creo que eso hace que las visiones simplistas sobre Centroamérica se sustituyan por unas mucho más profundas; por diversas razones yo no pienso que Cafta esté en el centro de la mirilla, pero escenarios en los que cosas pueden pasar que no necesariamente van dirigidas contra Cafta, que terminan con Cafta emproblemado, sí me las puedo imaginar.”