16 julio

La Habana y San Juan. AFP y GDA/El Nuevo Día. La economía cubana, que cerró el 2016 en números rojos, lastrada por la crisis en Venezuela, creció 1,1% en el primer semestre de este año, indicó el ministro de Economía, Ricardo Cabrisas.

Se trata, para el presidente, Raúl Castro Ruz, de una muestra de recuperación que el propio mandatario tomó con cautela. Destacó que el fenómeno detuvo el patrón negativo del 2016, cuando la economía de la Isla decreció en un 0,9%, lo que supuso la primera recesión en casi dos décadas, según datos oficiales.

El presidente, sin embargo, reaccionó con cautela pues las proyecciones para el 2017 señalan un crecimiento del 2%, y el primer semestre –cuando se registran los mayores ingresos por turismo y la zafra azucarera– se quedaron por debajo de ese estimado.

Según reportó la prensa oficial cubana, Castro sostuvo que, desde el año pasado, persistían dificultades y retos que podrían afectar la economía nacional, entre ellos, las dificultades con el suministro de combustible venezolano.

Ricardo Cabrisas, ministro de Economía y Planificación, explicó que los indicadores se relacionan con los resultados del turismo, la construcción, el transporte, las comunicaciones y la agricultura no cañera.

El leve crecimiento de Cuba viene empujado, básicamente, por mejores desempeños en los sectores del turismo y construcción. | ARCHIVO
El leve crecimiento de Cuba viene empujado, básicamente, por mejores desempeños en los sectores del turismo y construcción. | ARCHIVO

El 2016 fue complejo para la economía cubana, que recurrió al racionamiento del combustible en las oficinas de gobierno y disminuyó gastos tras la falta de divisas que provocó el recorte de la llegada del petróleo venezolano, altamente subvencionado, así como dificultades con el manejo de inventarios.

El 2017 podría ser igual de complejo, pues la crisis en Venezuela –su principal socio comercial– ha trastocado el desarrollo económico y se han destinado divisas a la compra de combustible, sobre todo, a Rusia.

Raúl Castro, en el poder desde 2006, emprendió una cauta reforma para potenciar la economía, que ha dado un mayor espacio a la iniciativa privada, aunque el Estado sigue controlando un 70% de la economía.