1 septiembre

Marjorie Morera, directora general de Presupuesto Nacional, afirma que todos los ministerios han ejecutado un plan para reducir las remuneraciones, no reemplazar plazas vacantes y a nivel de servicios recibirán recursos únicamente para los contratos y proyectos que tienen vigentes.

Según explicó Morera, lo anterior permitió el recorte de 1,4% en los gastos institucionales (remuneraciones, bienes y servicios y compra de activos), respecto a la ley vigente del presupuesto 2017.

En el presupuesto 2018,
En el presupuesto 2018, "hay un déficit implícito de un 7%, con un déficit primario de 3,2%", dijo Marjorie Morera, directora general del Presupuesto Nacional.

– ¿Cuáles variables sí presentan una reducción?

– La reducción está en aquel gasto institucional que es el de la gestión de cada uno de los ministerios, que paga o que considera el pago de las remuneraciones, los bienes y servicios, agua, luz, teléfono, etc., etc., para el funcionamiento normal de cada institución.

"Es ahí donde se evidencia realmente el esfuerzo que se ha hecho en todos los ministerios por ajustarse al lineamiento que emitió el señor Presidente de que el presupuesto crezca cero. Ahí es donde se cumple.

"No obstante, en otras obligaciones legales y constitucionales es donde, además del peso que tiene cada una en el presupuesto, pues crecen".

– ¿Cuáles ministerios se ven más impactados por esa reducción?

– Se hizo un esfuerzo que implica, en general, un ajuste en diferentes partidas y en el tema de remuneraciones hay un esfuerzo en los ministerios de diferentes componentes en los que es posible hacer un ajuste.

"Recordemos que venimos con medidas de contención que tienen que ver con remuneraciones, con no llenar plazas vacantes, etc., etc.

"Entonces, ahí es donde hay un esfuerzo. A nivel de los servicios, no hay contratos nuevos, únicamente se están financiando –en el caso de todos los ministerios– los contratos que ya están existentes".

– Pero, sí hay algunos ministerios que presentan un presupuesto menor...

– Hay ministerios que presentan, si se compara con el 2017, un menor crecimiento, pero está explicado porque uno no puede ver solo el 2018.

"En muchos casos donde hay una disminución, respecto al año anterior, pero hay que considerar que durante ese 2017 había una serie de recursos o transferencias que no necesariamente están para el 2018. No son gastos recurrentes o eran una transferencia que estaba asignada a ese ministerio pero que para el 2018 no.

"Además de eso, también se consideraron los recursos que las instituciones tenían en Caja Única, que eventualmente pueden hacer uso de esos recursos para financiar algun proyecto que el Presupuesto no consideró".

– ¿Qué es lo que se sacrifica en este presupuesto?

– De alguna manera habrá una afectación en la prestación del servicio, hay menos recursos para la gestión institucional, es donde está precisamente el esfuerzo de cada uno de los ministerios en hacer un análisis de todo su presupuesto, de no ir con contratos nuevos, de no ir con proyectos en este momento nuevos. Se ejecutan y se dan recursos a los que se tienen.

– El detalle por institución muestra que los presupuestos para los ministerios de Vivienda y Asentamientos Urbanos, Agricultura y Comercio Exterior son los que caen más, ¿qué se recortó en estos casos?

– En el caso del Ministerio de Agricultura, en el presupuesto extraordinario que se presentó a la Asamblea Legislativa se incorporaron recursos de transferencias a diferentes instituciones que ya no se van a dar en 2018. Creo que era un proyecto de agua para Guanacaste, habían diferentes recursos que estaban dentro del proyecto, básicamente transferencias que ahorita no tengo el detalle, pero que no se van a dar.

"En el caso de Comex, tenía recursos de la ley de impuestos de puestos fronterizos que ahora de acuerdo con el Consejo de Puestos Fronterizos hicieron una asignación a los diferentes ministerios que van a ejecutar esos recursos y Comex ya no los tiene. Comex tiene un presupuesto pequeño y esos (dineros) significaban alrededor de ¢1.000 millones que ya no va a ejecutar Comex el próximo año. En ese caso, muchos de ellos se asignaron al Ministerio de Hacienda.

"El Ministerio de Vivienda va a hacer uso de los recursos que están en Caja Única. Tiene un monto considerable de recursos que están en Caja Única que son para proyectos de inversión o proyectos de vivienda".

– El gasto de capital cae un 17% respecto al monto de la ley actual 2017, dejan un monto menor para obra pública, ¿a qué se debe esto?

– Hay que considerar los recursos que se han venido incorporando en estos años, donde ha habido precisamente un incremento.

"Para el próximo año sí se ve una reducción en el gasto de capital, pero también hay que considerar que la mayor parte de la inversión o de los proyectos están financiados con recursos externos. Sin embargo, el presupuesto que llevamos a la Asamblea Legislativa considera únicamente el financiamiento con recurso interno".

– Si el presupuesto se financiará únicamente con el mercado local, ¿cuánta presión esperan en las tasas de interés para el próximo año?

– Bueno, yo creo que por este presupuesto –que en este momento se financia en su mayoría a nivel local– y los anteriores que tienen déficit importantes, que aumentan la obligación y el pago de esa amortización de intereses, obviamente que puede haber una presión en las tasas de interés. Es el efecto que hemos venido viendo desde hace varios años, donde tenemos esos déficit recurrentes.

– Hacienda proyecta que en 2018 la deuda del Gobierno alcanzará el 53% del PIB, cifra que sobrepasa lo recomendado por los organismos internacionales, a raíz de esto: ¿Prevén una reducción en la calificación de Costa Rica?

– Por supuesto, todo lo que explicaba el señor ministro (Helio Fallas). Hay efectos de los déficit que se manejan y el incremento de la deuda y son precisamente que se pueda bajar la calificación de riesgo, que aumenten las tasas de interés y que haya una afectación en general para toda la población.

"De ahí que las decisiones que se han tomado en el Presupuesto tienen un impacto menor en la deuda. Si se hubiese incorporado la totalidad de los recursos, estaríamos hablando de un déficit del Presupuesto superior al 8%".