Por: Patricia Leitón 26 noviembre, 2015

Los efectos de la crisis a inicios de los años 80 todavía los sufren las familias costarricenses.

Con la crisis aumentó el desempleo y la escacez. | ARCHIVO
Con la crisis aumentó el desempleo y la escacez. | ARCHIVO

Se reflejan en un mercado laboral en el cual seis de cada 10 trabajadores tiene secundaria incompleta o menos y los más afectados son los pobres.

“En los 80, la caída del gasto público en educación y la misma crisis hicieron que mucha gente saliera del sistema educativo y no se volvieron a recuperar las tasas de asistencia hasta 20 años después”, comentó el investigador Juan Diego Trejos.

Repaso de la crisis. Para el economista Félix Delgado, autor del libro Política monetaria en Costa Rica, 50 años del Banco Central , la crisis se originó, sobre todo, por factores internos.

Estos elementos locales fueron: el endeudamiento excesivo en los años 70 para financiar lo que resultó ser aventuras de Estado empresario con Codesa y el involucramiento del Banco Central en esas aventuras financiando a Codesa y al Consejo Nacional de Producción, que luego no pagaron.

También, el empecinamiento político, a partir de 1979, de no reconocer la imposibilidad de mantener el tipo de cambio, como muchos lo advirtieron (entre ellos, Delgado) y el relajamiento en la disciplina fiscal, endémico en Costa Rica.

“Lo peor es que parece que no terminamos de aprender de las lecciones”, comentó este economista.