País suramericano presentó una lista de 350 partidas de interés de todos los sectores, pero solo hubo acuerdo en 18 de ellas

Por: Marvin Barquero 7 diciembre

Los productores y el gobierno colombiano mantienen la presión por incluir bienes agropecuarios y agroindustriales en el Tratado de Libre Comercio (TLC), vigente con Costa Rica desde el 1.° de agosto del 2016.

La última arremetida se presentó durante una reciente reunión de la Comisión Administradora del TLC, que culminó el jueves 30 de noviembre pasado.

Para ese encuentro, la delegación colombiana puso en la mesa 350 partidas (productos) de su interés para negociar un mejoramiento de las condiciones de acceso a Costa Rica. Una gran cantidad de ellas eran del sector agropecuario y agroindustrial, reconoció la tarde del miércoles 06 de diciembre el viceministro costarricense de Comercio Exterior (Comex), Jhon Fonseca.

Costa Rica siempre tuvo interés en abrir el mercado colombiano a los neumáticos o llantas. Ahora se acordó eliminar los aranceles o impuestos de entrada a partir del 2018. Archivo
Costa Rica siempre tuvo interés en abrir el mercado colombiano a los neumáticos o llantas. Ahora se acordó eliminar los aranceles o impuestos de entrada a partir del 2018. Archivo

Ese tipo de productos prácticamente quedó excluido del pacto comercial con los colombianos ante la presión de los empresarios costarricenses, quienes exigieron ese trato al considerar que no pueden competir contra las condiciones de producción y los altos volúmenes del país suramericano.

Al final de las deliberaciones de la reunión de la Comisión Administradora se logró un acuerdo en 18 de las partidas, algunas de ellas de interés para Costa Rica y todas del sector industrial y no agropecuarias.

Sin embargo, el viceministro Fonseca reconoció, de nuevo, el alto interés colombiano en poder ingresar con beneficios bienes de origen agrícola o pecuario, en particular aranceles o impuestos de entrada menores,

Esta es la segunda vez que, en menos de un año y medio de vigencia de ese tratado, los colombianos lanzan una ofensiva para lograr apertura de Costa Rica a ese sector. A inicios de febrero de este año, en la primera reunión de la Comisión Administradora y cuando el TLC tenía ocho meses de vigencia, la delegación suramericana solicitó acceso inmediato sin aranceles (impuestos de entrada) a partidas industriales y del sector de alimentos, muy relacionadas con la producción agropecuaria.

El presidente de la Cámara Nacional de Agricultura y Agroindustria (CNAA), Juan Rafael Lizano, advirtió que se mantienen en la posición de no permitir absolutamente ningún cambio al pacto con Colombia. "No vamos a ceder ni un ápice y tomaremos cualquier tipo de medida para defender esa decisión", agregó el dirigente.

Recordó que Colombia y los otros países miembros de la Alianza del Pacífico quieren vender en Costa Rica leche, arroz, azúcar y otros productos sensibles porque generan gran cantidad de empleo y los productores tienen en sus fincas e industrias grandes inversiones.

Algunos acuerdos

El viceministro Fonseca informó de que solo se lograron acuerdos en 18 de las partidas, la mayoría para acelerar el periodo de eliminación de los impuestos de entrada (desgravación arancelaria).

Según el funcionario, Costa Rica fue el interesado en varios de los casos, pues se eliminaron ya sensibilidades que tenían los sectores involucrados.

Tal es el caso de la loza sanitaria o cerámica. Este sector estaba excluido del tratado, pero por solicitud de Costa Rica, ya que había una empresa productora en el sector. Esa compañía ya salió del mercado y, por tanto, ya no existe la sensibilidad, sostuvo el funcionario.

De esa manera, mantener excluida a la loza era más bien perjudicial para el consumidor costarricense, según el funcionario del Comex.

El funcionario se negó a dar al menos algunos ejemplos de productos agropecuarios puestos en la mesa por Colombia, pues dijo que estaban en la mesa de negociación y no es conveniente divulgarlos públicamente.

"Podemos informar de lo que está acordado", agregó. En este sentido, facilitó una lista, según la cual se acordó, por ejemplo, dejar en libre comercio (sin aranceles) a lavabos e inodoros, bañeras, bidés, placas y baldosas de cerámica y mosaicos, cuando la decisión entre en firme.

Por su parte, el sector de llantas, con cinco incisos arancelarios de distintas presentaciones del producto, entrará en libre comercio a partir del 2018. Este sector era de interés ofensivo del lado costarricense, pues Colombia tiene industria de autos y requiere de ese producto.

Bragas sintéticas, ropa de bebé de algodón, trajes de baño de mujer y niña, de fibras sintéticas, prendas de punto sintéticas o artificiales y fajas de sostén, por su parte, se desgravarán (eliminan los aranceles) durante el 2018.

El director ejecutivo de la Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR), Francisco Gamboa, dijo que solo fueron informados acerca de acuerdos relacionados con productos textiles. "Esperamos que no se hayan dado cambios en otros sectores donde Costa Rica tiene sensibilidades", señaló Gamboa.

Mientras tanto, Fonseca expresó que es muy posible esperar otra ofensiva de Colombia en muchos productos de su interés en la próxima reunión de la Comisión Administradora del TLC. El encuentro quedó previsto para el segundo semestre del 2018, cuando los dos países tengan nuevas administraciones.