Cámara de Agricultura pide analizar con cuidado funciones de entidad

Por: Marvin Barquero 15 octubre, 2014
El CNP espera tener en diciembre, en equilibrio y sin deudas, el Programa de Abastecimiento Institucional, cuya bodega está en Sabana. | CARLOS BORBÓN
El CNP espera tener en diciembre, en equilibrio y sin deudas, el Programa de Abastecimiento Institucional, cuya bodega está en Sabana. | CARLOS BORBÓN

El Consejo Nacional de Producción (CNP) debió solicitar una partida extra, por ¢7.568 millones, para pagar las deudas con los agricultores y con un fondo de sus empleados.

Los recursos se incluyeron en el presupuesto extraordinario del 2014 que el Gobierno envió a la Asamblea Legislativa, el pasado 8 de octubre.

El presidente ejecutivo de la entidad, Carlos Monge, aseguró que hay una deuda, por ¢3.325 millones, del Programa de Abastecimiento Institucional (PAI) con agricultores, que son sus proveedores.

Los agricultores venden al PAI y este, a su vez, coloca los productos en entidades del Gobierno.

Según Monge, las facturas por esos ¢3.325 millones se cobraron a las entidades, pero el dinero no se trasladó a los productores, sino que se usó para gasto administrativo.

Esa suma es parte de la deuda total por ¢9.726 millones que tenía el PAI con los proveedores. Pero solo esos ¢3.325 millones se habían usado para otros fines y el resto se está cobrando y pagando debidamente.

El presidente de la Cámara Nacional de Agricultura y Agroindustria (CNAA), Juan Rafael Lizano, dijo que es correcto pagar y poner en orden al Consejo. Pero, agregó, hay que revisar con cuidado cuáles son los programas que realizará, para que beneficien al productor.

Guido Vargas, secretario general de la Unión Nacional de Pequeños y Medianos Productores Agropecuarios pidió que el PAI alcance una situación financiera sólida para pagar a los proveedores contra entrega y sin atrasos.

Fondo. Otros ¢2.000 millones de la partida extraordinaria se usarán para saldar otra deuda acumulada por la Administración del CNP en Gobiernos anteriores, explicó Monge. Se trata de los recursos para el fondo de garantías y jubilaciones de los empleados. El dinero no se trasladó y se usó en gastos administrativos, señaló.

Los otros ¢2.243 millones se necesitan para cerrar el hoyo financiero de este 2014 y cerrar en equilibrio, argumentó Monge.

Cuestionado acerca de la aplicación de esos nuevos recursos, Monge enfatizó que no hay otra manera de saldar las deudas con los agricultores y con el fondo de empleados que mediante el Presupuesto Nacional. Son recursos que se usaron para otros fines y no hay otra forma de llenar el faltante, dijo.