Institución haría cambios a sistema de remuneraciones en etapa posterior

Por: Óscar Rodríguez 27 octubre, 2015
La entidad tiene 52.363 empleados. Los costos asociados a la planilla consumieron el 73% de los gastos de la Caja en 2014. Una enfermera sin identificar prepara un quirófano en el Hospital México. | JORGE ARCE/ARCHIVO
La entidad tiene 52.363 empleados. Los costos asociados a la planilla consumieron el 73% de los gastos de la Caja en 2014. Una enfermera sin identificar prepara un quirófano en el Hospital México. | JORGE ARCE/ARCHIVO

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) demanda más recursos estatales para la sostenibilidad del seguro de salud sin plantear aún cambios en el sistema de sus gastos salariales.

La institución autónoma inició el debate para reforzar el Seguro de Enfermedad y Maternidad (SEM), en agosto anterior, pero solo incluyó diversificar los ingresos del sistema.

Las eventuales modificaciones en el esquema de remuneraciones y contratación de personal quedaron pendientes para una etapa posterior, dijo Gustavo Picado, gerente financiero.

La CCSS planteó un proyecto para elevar los ingresos del seguro de salud en ¢202.000 millones, de los cuales el 54% sería aportado por el Estado.

La entidad autónoma incorporó la discusión de sostenibilidad del SEM en el Plan Estratégico Institucional 2015-2018.

El proyecto propone el rediseño del modelo de financiamiento del seguro, la asignación de recursos para la atención de pacientes e inversiones y la eficiencia y productividad de los servicios.

La Caja analiza medidas para fortalecer el SEM luego de la crisis del 2010. La estructura financiera del seguro se desequilibró tras acelerarse la contratación de nuevos trabajadores.

Escenario financiero
Escenario financiero

El resultado fue un déficit de ¢95.000 millones en el 2010.

Picado insistió en que contuvieron el crecimiento de la planilla al reducir la contratación de personal, el gasto en horas extra y ajustes salariales.

Rónald Jiménez, presidente de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep), criticó que la Caja pida más recursos dada la situación actual de déficit fiscal del Gobierno.

“La Caja fue de las instituciones públicas que más contrató en la crisis; por eso, no nos extraña la ineficiencia. Sí hacemos el reclamo por la mala atención”, enfatizó el dirigente empresarial.

Pablo Sauma, exintegrante de la Comisión de Notables que analizó la crisis de la Caja en el 2010 , catalogó de irresponsable la decisión de la CCSS de cargar al Estado los nuevos ingresos del SEM, sin proponer ajustes en el pago de horas extra, cesantía y guardias.

“La situación actual de la Caja no es sostenible. Hablan de recursos fiscales, pero, ¿de dónde saldrán? Si se aprueban ahora ¢200.000 millones, luego serían ¢300.000 millones o ¢400.000 millones” enfatizó Sauma.

Los ingresos del seguro de salud subieron fuertemente, durante los últimos dos años, porque en la administración de Laura Chinchilla se realizaron pagos estatales de deuda por ¢200.000 millones .

A comienzo de mes, el Gobierno hizo una nueva inyección de recursos por ¢25.000 millones.