Informe anual del órgano dice que solo Chile, Uruguay y Perú gozan de solidez

 30 marzo, 2015

Busán (Corea del Sur). EFE El grueso de los países de América Latina agotó el margen fiscal para estimular el crecimiento económico en un contexto de ralentización, y hoy solo Uruguay, Chile y Perú tienen posiciones sólidas, por lo que la región debe afrontar un ajuste, indicó ayer un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En este complejo escenario fiscal, donde la mayoría de los países registran déficit estructurales, lo que se requiere es un ajuste fiscal, explicó Santiago Levy, vicepresidente de Conocimiento del BID, en una rueda de prensa en la que presentó el informe macroeconómico 2015.

Con posiciones fiscales positivas solo se sitúan Uruguay, Chile y Perú en la región; mientras que Jamaica, con un nivel de deuda superior al 140%, y Venezuela, con un déficit fiscal que ronda el 10% de la producción, tienen el menor margen de acción, aseguró José Juan Ruiz, economista jefe del Banco.

El reporte, titulado El laberinto: cómo puede América Latina y el Caribe navegar la economía global , fue entregado a los gobernadores del organismo durante la Asamblea Anual que concluyó el domingo en Busán, Corea del Sur.

Santiago Levy, vicepresidente de Conocimiento del BID, indicó que el crecimiento de la región será de entre 1% y 1,2%, este año. | EFE
Santiago Levy, vicepresidente de Conocimiento del BID, indicó que el crecimiento de la región será de entre 1% y 1,2%, este año. | EFE

Ajustes en marcha. Ruiz reconoció, sin embargo, que varios países han tomado recientemente medidas de recomposición de sus posiciones fiscales, entre los que citó a Brasil, Colombia, Ecuador y México, que van en la dirección adecuada, aunque insistió en que hay que hacer más.

Sobre las perspectivas económicas, Levy indicó que el crecimiento de la región será de entre 1% y 1,2% para este año; una vez más por debajo del 2014, cuando fue del 1,5%, debido a la ralentización de China y la caída de los precios de las materias primas.

Por otro lado, comentó las consecuencias sobre los avances logrados en reducción de pobreza en la región en un contexto de austeridad fiscal, al precisar que es difícil pero factible continuar esta positiva tendencia regional en un panorama de bajo crecimiento económico.

“Los países van a tener que hacer más en términos de eficiencias de gasto. No es tanto la cantidad como la calidad”, dijo Levy ante los periodistas.

La LVI Asamblea Anual del BID, que reúne a los gobernadores de los 48 países miembros del organismo, comenzó el pasado 26 de marzo y se enfocó en las oportunidades de negocio con Asia, la necesidad de elevar la productividad en América Latina y de potenciar el rol del sector privado en el desarrollo.

Precisamente, el domingo el viceministro de Estrategia y Finanzas de Corea del Sur, Hyunghwan Joo, declaró que las economías de su país y Latinoamérica son complementarias y que las autoridades de Seúl quieren ampliar el número de tratados de libre comercio con la región.