Durante el 2013 la economía en la región creció solamente un 2,7%

 23 abril, 2014

Washington

La "prioridad nacional" para todos los países de América Latina y el Caribe debe ser el aumento de la productividad, la innovación y la adaptación a los cambios, afirmó este miércoles el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim.

El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, habla durante una conferencia en la Organización de los Estados Americanos en Washington.
El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, habla durante una conferencia en la Organización de los Estados Americanos en Washington.

Al hablar ante el pleno de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington, Kim dijo que este trío constituye una prioridad "para todos los países, con independencia de sus ciclos políticos o ideología".

El titular del Banco Mundial saludó los avances sociales logrados en América Latina y el Caribe hasta 2008, y destacó que la desaceleración del crecimiento que siguió durante los años posteriores en la región torna imperioso adoptar medidas para proteger esas conquistas.

"Los logros sociales de la última década ahora están en la cuerda floja", dijo.

En la visión de Kim, "irónicamente, los gobiernos de la región son en parte víctima de su propio éxito".

"Alcanzaron enormes progresos en crecimiento y reducción de desigualdades", pero precisamente por eso ahora los ciudadanos piden más que antes, y presionan a los gobiernos a responder", afirmó.

Sin embargo, las proyecciones de lento crecimiento, influenciadas por la caída en los precios de materias primas y el endurecimiento del financiamiento global, disminuye esa capacidad de respuesta.

Por ello, apuntó Kim, los países de la región tienen "mucho trabajo por delante para garantizar que el progreso económico y social de la última década continúe y se expanda". Es necesario concentrarse en conservar la inclusión social, dijo.

"Como dijo la presidente Dilma (Rousseff, de Brasil), la inclusión social genera más inclusión social. La era en que las oportunidades dependían del origen social, la raza, el género o país de origen, claramente está llegando a su fin en América Latina", señaló.

A inicios de abril, el Banco Mundial presentó un informe en el que estimó que América Latina podría estar registrando un estancamiento del ritmo de mejoras sociales en el marco de un lento crecimiento económico.

Al esbozar el panorama de la región, Kim señaló entonces que su desafío actual es la creación de empleos formales.

América Latina disfrutó en la última década de tasas de crecimiento cercanas a 5% en promedio, que permitieron que 70 millones de personas salieran de la pobreza, alentadas por un boom de altos precios de materias primas, como el cobre o la soja.

Pero en 2013 la economía en la región creció solamente 2,7% y este año el Fondo Monetario Internacional (FMI) espera que se mantenga a "marcha baja" en 2,5%. El Banco Mundial, aún más cauto, prevé un crecimiento de 2,3%.