Cámara de Bancos dice que es una oportunidad para revisar la medida

Por: Patricia Leitón 22 marzo

San José

El Banco Central extendió del 31 de marzo del 2017 al 1°. de julio del 2017 la fecha límite para que los bancos presenten un plan para administrar sus dólares con base en los nuevos parámetros que les definió la entidad.

En un comunicado, enviado a las entidades financieras el 15 de marzo pasado, la autoridad monetaria explica que a esa fecha han recibido pocas propuestas de estrategia.

Eduardo Prado, gerente del Banco Central, explicó que la ampliación del plazo para la elaboración de la estrategia permite una mayor preparación de los escenarios propuestos lo cual favorece su gestión de planeamiento.

Las decisiones que tomen los bancos podrían tener impactos en el mercado cambiario.
Las decisiones que tomen los bancos podrían tener impactos en el mercado cambiario.

Reconoció que, como el plazo de diciembre del 2018 para cumplir al 100% la regla se mantiene igual, las entidades que aún no disponen de una estrategia aprobada, ahora tendrán menos tiempo para aplicarla.

El 21 de diciembre pasado la Junta Directiva del Banco Central modificó el Reglamento para las Operaciones Cambiarias de Contado, estableciendo que los intermediarios cambiarios, a más tardar el 31 de diciembre de 2018, deben cumplir con una nueva regla y para ello debían presentar la estrategia a más tardar el 31 de este mes.

La nueva regla es que la proporción del patrimonio en dólares debe ser igual a la proporción del activo en esa moneda.

Hasta esa fecha, los bancos podían mantener su patrimonio en un rango que variaba del -100% (todo en colones), al 100% (todo en dólares).

Además, podían tener la porción que quisieran de sus activos totales en la moneda extranjera. Sus activos incluyen préstamos en dólares al público, inversiones que hacen las entidades y edificios, entre otros.

Con la regla aprobada la posición propia autorizada en dólares (los activos en dólares menos los pasivos en dólares) como proporción del patrimonio total (incluye moneda nacional y extranjera), debe ser igual al activo en dólares como proporción del activo total.

Además, deben tener una posición propia autorizada en dólares (diferencia entre activos y pasivos en dólares) positiva y no mayor al 100%, lo que significa que al menos una parte de su patrimonio debe mantenerse en dólares.

"Con ello busca eliminar los incentivos para que cambios en el precio de la divisa estadounidense tengan efectos sobre el indicador de suficiencia patrimonial", señala el Banco en el comunicado distribuido al sistema financiero.

La suficiencia patrimonial es el capital o patrimonio que respalda los activos ponderados por el riesgo (por ejemplo, los créditos). Cuanto más suficiencia tenga un banco, más puede prestar.

Efecto cambiario.

Según el Banco Central, el sistema anterior permitía que cuando el tipo de cambio subiera, las entidades que tienen su patrimonio más dolarizado lograran que esta cuenta también aumentara y, por lo tanto, pudieran prestar más.

El Banco Central busca que la vía por la cual las entidades aumenten su patrimonio sea por aportes de capital de los socios y no por movimientos en el tipo de cambio.

Las entidades tienen varias opciones para alcanzar la nueva regla: comprar o vender dólares o reducir o aumentar sus préstamos en dólares respecto a colones, o viceversa, entre otras medidas, las cuales impactarían sobre el tipo de cambio y los clientes bancarios.

Buena parte de los banqueros están incómodos con la decisión del Banco Central, pues hasta ahora esa era una decisión de cada entidad, según su estrategia y conformación.

Una de las entidades que ha manifestado su oposición es la Cámara de Bancos. Consultada sobre la extensión del plazo la directora ejecutiva de la agrupación, Anabelle Ortega, manifestó que es un paso positivo.

"Nos parece positivo que la Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica haya extendido el plazo para la entrada en vigencia de las medidas dictadas sobre la posición propia en moneda extranjera, dado que nos parece que dichas medidas deben ser revisadas, pues en nuestro criterio no logran el objetivo que persiguen y además contravienen las normas de Gobierno Corporativo", comentó Ortega.

Añadió que la extensión de plazo abre la oportunidad para revisar más pausadamente dichas medidas.

Por su parte, María Isabel Cortés, directora ejecutiva de la Asociación Bancaria Costarricense, opinó que la norma tiene un alto grado de complejidad técnica y conlleva impactos significativos para los bancos por lo que la ampliación del plazo resulta razonable y brinda oxígeno en el corto plazo.