Por: Juan Pablo Arias 10 septiembre, 2013

San José

La prohibición para pescar camarones con redes de arrastre, establecida por la Sala Constitucional el 7 de agosto anterior, podría dejar a 600 personas sin trabajo esta semana, advirtió la Cámara Puntarenense de Pescadores.

Incopesca brinda combustible subsidiado a las 40 embarcaciones activas que se pescan con redes de arrastre. El camarón de cultivo en agua salobre es una alternativa.
Incopesca brinda combustible subsidiado a las 40 embarcaciones activas que se pescan con redes de arrastre. El camarón de cultivo en agua salobre es una alternativa.

Según el gremio, dos de las empresas procesadoras de camarón más importantes de la provincia cerrarían sus puertas argumentando inseguridad jurídica para seguir operando: Talmana y don Emmanuel del Pacífico.

"Nuestra pesca de arrastre jamás se compara con la de otros países y sus consecuencias. Lo cierto es que el fallo trae consigo un deterioro socioeconómico para la provincia que no valoraron los magistrados", aseguró Román Chavarría, representante de los exportadores dentro de la Cámara.

La agrupación señaló que, tras la prohibición, el Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca) no otorgará ningún permiso, autorización o licencia nueva, ni tampoco permitirá renovar los vencidos, ni reactivar los inactivos, para la pesca de camarón con redes de arrastre de fondo.

"Precisamente, las primeras licencias vencen en marzo próximo y así sucesivamente hasta el año 2018, cuando los 40 barcos operativos se queden sin permisos", indicó Chavarría quien además advirtió que las casas matrices de las compañías no quieren seguir invirtiendo en Costa Rica, pues el fallo limita sus operaciones.

Como respuesta a este problema, la Cámara Puntarenense de Pescadores propondrá una reforma legal a la Ley de Pesca y Acuicultura para que la pesca de arrastre haga de manera responsable y sostenible, como también lo indica la Sala IV.

La pesca semi-industrial, conocida como pesca de arrastre, es la técnica utilizada para extraer el camarón de mar. Consiste en el empleo de redes lastradas que se mantienen abiertas y que se lanzan al fondo del mar.