Economía

Clave Fiscal

El cuarto de los espejos

Actualizado el 22 de junio de 2015 a las 05:08 am

Economía

El cuarto de los espejos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En nuestra columna anterior tratamos el tema de la respuesta ante la pregunta de si podemos o no justificar la existencia de nuestro patrimonio en un ámbito mundial. Con esta nueva perspectiva global, surgen varias cuestiones.

En primera instancia, ante la cuestión de si a Costa Rica –aun teniendo un principio de territorialidad– le debe interesar o está facultada para preguntar por la existencia de bienes fuera del país, la respuesta es sí: los incrementos patrimoniales como norma de cierre en todo sistema tributario carecen de limitaciones de orden territorial, y el único valladar en otros tiempos, era el acceso o no a la información por parte de Tributación.

En este sentido, la existencia en Costa Rica de la ley N.° 9.118, del 22 de marzo de 2013, mediante la cual se aprueba la Convención sobre la Asistencia Administrativa Mutua en Materia Fiscal, permite el uso de una serie de instrumentos legales que van más allá de los convenios de mero intercambio de información; ese aspecto hace que la información de difícil obtención se convierta en un cuarto de espejos, donde ocultarse es casi imposible.

Tal convención faculta, además, a los Estados depositantes, a llevar a cabo auditorías fuera de las fronteras nacionales, con o sin asistencia de los fiscos de los países contraparte. Reformulando la pregunta sobre la justificación de origen del patrimonio, ¿estaría en posibilidad de responder a la Tributación costarricense sobre el origen fiscalmente limpio de los recursos depositados en más de setenta países?

Este instrumento también faculta las auditorías fiscales simultáneas en varias de las jurisdicciones depositarias de la Convención, tema muy relevante, en especial en los casos de precios de transferencia. A la vez, la Convención no se limita al tema de impuestos, sino que se aplica también a los asuntos relativos a la seguridad social, salarios ocultos en pagos partidos en otras jurisdicciones, por ejemplo.

Permite, además, embargos entre los países depositarios de la Convención, para eliminar refugios de patrimonio que pretendan escapar de las obligaciones con las administraciones tributarias, por ejemplo, si un contribuyente debe tributos en Costa Rica, nuestro fisco puede cobrarse con sus bienes en territorios cooperantes de la Convención.

PUBLICIDAD

Estamos en un baile fiscal al desnudo, en un cuarto de espejos. ¿Estamos listos para bailar?

  • Comparta este artículo
Economía

El cuarto de los espejos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota