Economía

Clave Fiscal

Carlos Camacho: Equilibrio fiscal

Actualizado el 01 de agosto de 2016 a las 12:00 am

Economía

Carlos Camacho: Equilibrio fiscal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Todos hemos escuchado la discusión infantil de si es primero el huevo que la gallina. Dicha paradoja refleja la discusión actual sobre el gasto e ingreso en nuestro país. Tenemos quienes plantean que debemos resolver primero el asunto del tamaño y la calidad del gasto público, así como sus disparadores. Esta primera posición es absolutamente correcta, al mirar el lado de la moneda que en efecto hay que corregir.

También tienen razón quienes de manera simultánea indican que los anteriores argumentos son atendibles, pero es insuficiente lo que en materia de gasto se pueda lograr en el corto plazo para resolver el tema fiscal y defienden que sin impuestos el problema no se resuelve.

Por tal motivo, es nuestra opinión que el asunto a dirimir no es quien tiene la razón, al final es ¿cuál es la solución que debemos procurar? A tal efecto, lograr un texto refundido de medidas para llegar al equilibrio financiero y fiscal del Estado es una salida del círculo vicioso y tomar un giro a lo que pueden ser acciones de orden virtuoso.

En el corto plazo, los efectos serán más notorios por motivos de la recaudación incremental con el IVA y el doble efecto que desencadena este impuesto por su potencia recaudatoria e informativa, que incide en la capacidad de detección de rentas no declaradas. Claro, siempre y cuando en el mediano y largo plazo no volvamos a caer en el vicio del gasto desmedido.

Debemos proponernos un pacto social que permee la diversidad de las causas en materia de gastos como la eliminación de los privilegios; encomiable lo ya hecho en pensiones de lujo. A la vez, debemos analizar las redundancias funcionales abundantes en el ámbito institucional del Estado en su conjunto, generar nuevas fuentes de empleo mediante la motivación de generación de la riqueza, con el traslado de muchas funciones que hoy se tienen en el sector público al servicio de empresas privadas, que, de por sí, deberán tributar.

A la vez, en materia tributaria, evitar al máximo las exenciones, en especial las que puedan generar disparadores inflacionarios en el IVA, por la incapacidad de la deducción de los créditos no aprovechables de las actividades exentas. El régimen exento debe tener una cuantificación transparente en el presupuesto de la República, para que el conjunto social sepa cuánto y quiénes obtienen las exenciones.

  • Comparta este artículo
Economía

Carlos Camacho: Equilibrio fiscal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota