Economía

Vida en la empresa

Álvaro Cedeño: Nuestro ‘big bang’

Actualizado el 27 de julio de 2015 a las 12:03 am

Economía

Álvaro Cedeño: Nuestro ‘big bang’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Nuestra energía se disipa según nos alejamos de un centro. El tiempo de la acción es hoy. Fantasear sobre el futuro o el pasado, la disipa. La acción se ejerce aquí y ahora. Fantasear sobre lo que haríamos si estuviéramos en tal parte o sobre lo que hubiéramos hecho en tal situación, disipa energía. Si en nuestro teatro interno representamos lo que haríamos si fuéramos Obama… o Campbell, nos alejamos del único agente al que medio controlamos: el yo. Y disipamos energía.

Se dice que el big bang ocurrió como una concentración de energía en un punto que explotó. Antes de concentrarse, se hallaba dispersa en tres dimensiones. Imagine un cubo de madera. Tiene largo, ancho y alto. Para reducirlo a un punto, hay que reducir el largo a un punto y entonces se nos convierte en un cuadrado que tiene ancho y alto. Ahora reducimos la altura a un punto. Nos queda una línea de la dimensión del ancho original. Y ahora reducimos esa línea a un punto. Nuestro prisma se convirtió en un punto. ¡Y ocurre el big bang” !

Nuestra energía de acción vaga entre lo que estamos haciendo hoy, lo que queremos hacer mañana y lo que se quedó sin hacer ayer. Ese es el largo. Y el ancho viene dado por el aquí, en el cual estamos situados –la oficina, la silla estudiantil– , y el allá –la montaña por donde nos gustaría estar recorriendo un sendero, o el teatro que visitaremos el próximo fin de semana–. Y el alto se desplaza entre lo que estamos haciendo –desayunando, por ejemplo– y lo que estaríamos haciendo si fuéramos alcaldes de la ciudad o si fuéramos el amigo que acaba de inventar una nueva aplicación. Así no hay concentración posible de energía. Nuestro big bang nunca llegará.

Todas las grandes contribuciones, los grandes productos de las personas, vienen de una concentración de energía. Es Einstein en Zúrich enfocado en el problema del espacio y el tiempo. Es Messi en Barcelona inmerso en su entrenamiento del martes, empeñado en seguir siendo el mejor del mundo. Y usted, ¿para cuándo deja su big bang ?

  • Comparta este artículo
Economía

Álvaro Cedeño: Nuestro ‘big bang’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota