La firma reconoció que hubo deficiencias y esto favoreció la falta de ética laboral de algunas personas

 10 diciembre, 2015

Wolfsburg

Los primeros resultados de las investigaciones sobre la manipulación de las emisiones de óxido de nitrógeno en el fabricante de automóviles Volkswagen muestran que se produjeron conductas erróneas y faltas en algunos empleados.

El presidente de la junta directiva de Volkswagen, Matthias Müller, dijo hoy, en rueda de prensa que la compañía "empezará a implementar las soluciones en enero de 2016" y que las autoridades europeas "han evaluado positivamente" las soluciones técnicas para los clientes en Europa.

Volkswagen reconoció que hubo deficiencias en algunos procesos, lo que favoreció la falta de ética laboral de algunas personas, por ejemplo en las pruebas y procesos de certificación que afectan a los dispositivos de control del motor, los software que manipularon las emisiones.

"El principal problema es que las responsabilidades no estaban suficientemente claras", según VW.

La auditoría interna también encontró deficiencias en algunas áreas de la infraestructura de tecnología de la información, que ahora la compañía también va a remediar.

"Volkswagen introducirá sistemas de tecnologías de la información que permitan observar procesos individuales con mayor eficiencia y transparencia", según la empresa alemana.

El presidente del consejo de supervisión de Volkswagen, Hans Dieter Pötsch, destacó la crisis de confianza que ha generado el escándalo de manipulación de las emisiones de gases contaminantes, sobre todo en vehículos diesel.

"El grupo Volkswagen es completamente funcional, incluso en estos días turbulentos. Depende de nosotros, aunque no sólo, cómo y cuándo logramos los desafíos actuales", dijo Pötsch.