26 noviembre, 2016

Washington y Nueva York. AFP y AP. El tradicional “viernes negro”, que convoca a multitudes en las tiendas, mostró ayer su apogeo en Estados Unidos, pero se vigorizó la tendencia de los últimos años de comprar en la web.

El “viernes negro” ( Black Friday ) es el día siguiente al feriado de Acción de Gracias, y las grandes tiendas ofrecen descuentos de más de 50%.

Históricamente, millones de consumidores llegaban a pasar la noche ante las puertas de las tiendas para no perder las gangas, pero el auge del comercio en línea cambió esa costumbre.

Walmart, la mayor red de supermercados de Estados Unidos, lanzó sus ofertas a medianoche en Internet y además abrió sus puertas desde la noche del jueves.

Target, otra cadena, también empezó a vender en línea por la noche y había estado abierta durante el feriado del jueves.

Miles de compradores se aglomeraron ayer en las avenidas donde se ubican tiendas en Nueva York, en busca de las ofertas. | AFP
Miles de compradores se aglomeraron ayer en las avenidas donde se ubican tiendas en Nueva York, en busca de las ofertas. | AFP

Target dijo que los televisores fueron los artículos más demandados: vendieron 3.200 aparatos por minuto en las primeras horas tras la apertura.

Además de descuentos en televisores, entre los artículos que más interesan están los celulares y los Hatchimals: huevos con un pequeño animal animado en el interior que se abren cuanto más se juega con él.

Muchas tiendas ofrecen los mismos descuentos que en años anteriores, como botas a $19,99– que siguen despertando gran interés–, suéteres y sábanas.

Indicador. La temporada de ofertas, que se extiende hasta el llamado “ciber lunes” –cuando los artículos son aún más baratos comprados en la web–, es un buen indicador de la salud del consumo de los estadounidenses.

Las gastos de los consumidores son casi el 70% del producto interno bruto (PIB) de Estados Unidos, contra 55% en Alemania, por ejemplo. Ese porcentaje evidencia que los estadounidenses gastan mucho, especialmente en productos importados.

Se estima que unos 137 millones de personas –o sea, seis de cada 10 estadounidenses– harán por lo menos una compra en esta temporada de ofertas, según la asociación nacional de comercios minoristas (NRF).

Esos consumidores gastarán unos $137.400 millones, según Neil Saunders, de la consultora Conlumino. El “viernes negro” compite con el sábado previo a Navidad como el día de más actividad comercial del año.

La NRF espera que las ventas navideñas suban 3,6% en noviembre y diciembre.