Mijail Fridman, el multimillonario ruso que preside L1, dijo estar entusiasmado con su asociación con la compañía estadounidense.

 12 febrero, 2016

Washington y San José

El gigante estadounidense Uber anunció el viernes que obtuvo fondos por $200 millones para extender en mercados emergentes su servicio de transporte que enfurece a taxistas de todo el mundo.

El aporte fue hecho por el grupo inversor LetterOne (L1), que encabeza un magnate ruso, según un comunicado conjunto.

“Nuestra meta es simple: brindar un servicio confiable y a precios asequibles para todos con solo apretar un botón”, dijo el jefe ejecutivo de Uber, Travis Kalanick.

“El conocimiento de los mercados emergentes que tiene L1 será crucial para acceder a más ciudades y abrir más posibilidades para usuarios y conductores”, añadió.

Mijail Fridman, el multimillonario ruso que preside L1, dijo estar entusiasmado con su asociación con la compañía estadounidense.

“El altamente talentoso equipo de dirección de Uber tiene la necesaria visión y competencia para hacerla una de las compañías más prominentes del mundo en negocios tecnológicos”, indicó Fridman, cuyo holding abarca empresas financieras, de telecomunicaciones y de energía.

Uber, cuya base está en San Francisco, permite conseguir transporte por medio de una aplicación de celular. Se ha expandido por más de 60 países despertando generalizadas protestas de los taxistas y autoridades locales.

La empresa tiene un valor de entre $50.000 y $60.000 millones.

En Costa Rica la empresa Uber comenzó operaciones en agosto del 2015 y desde entonces los choques con el gremio de los taxistas no se hicieron esperar.

El 2 de febrero pasado taxistas protagonizaron una protesta en busca de que el Gobierno aceptara bloquear la aplicación para teléfonos celulares, en Costa Rica.

Aunque en ese momento el Ejecutivo rechazó la petición, este jueves 11 de febrero se volvió a sentar a dialogar con varios gremios de taxistas y transportistas.

El ministro de la Presidencia, Sergio Alfaro, resaltó al final del encuentro que aunque el Gobierno no cuenta con herramientas administrativas que permitan bloquear aplicaciones de Internet, sí se estarían buscando herramientas para enfrentar la situación de ilegalidad del servicio de Uber.

Etiquetado como: