Según datos de la OCDE, el 25% de los viajeros considera a la comida al momento de decidir un viaje

Por: Krissia Chacón 9 agosto, 2016
Picadillo de papa a la cazuela
Picadillo de papa a la cazuela

San José

El gallo pinto, los picadillos, tamales y demás comidas típicas costarricenses podrían ser la puerta de entrada para los turistas que visitan el país.

Así lo ve la Cámara Costarricense de Restaurantes (Cacore) y la Universidad del Turismo (UTUR), quienes llevan a cabo este martes 9 y miércoles 10 de agosto el Taller de Restaurantes, Productos Gastronómicos y Turísticos: Diseño, Gestión y Venta, en el hotel Aurola Holiday Inn.

El objetivo de la actividad es incentivar y promover las mejores prácticas para que el sector turístico costarricense abra su perspectiva de oportunidades para atraer a los visitantes. En este caso con la comida.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) el 25% de los viajeros considera a la comida al momento de decidir un destino turístico y el 58% está interesado en tomar un viaje gastronómico.

Un ejemplo es España que solo durante el año pasado tuvo 8,4 millones de visitantes internacionales motivados por su gastronomía.

"Costa Rica es un país que asume el reto de consolidar una gastronomía sostenible, saludable y con identidad, que abarque una amplia oferta incluyendo lo tradicional y de innovación, como parte fundamental de su modelo de desarrollo", dijo Alejandro Madrigal, director ejecutivo de Cacore.

En este taller explicará cuál es la dimensión de la gastronomía y cómo forma parte de las motivaciones para realizar un viaje turístico.

Antonio Montecinos, doctor en Turismo con especialidad en Planificación Gastronómica y Turística por la Universidad Antonio de Nebrija, España, y quien imparte este taller, afirmó que muchos de los prestadores de servicios gastronómicos y turísticos no han evolucionado en este nicho.

"El gran reto es que en Costa Rica, al crear servicios, negocios gastronómicos, rutas (urbanas y rurales) productos y destinos de manera planificada, el turismo gastronómico sea considerado como un producto turístico prioritario", agregó Montecinos.

La actividad gastronómica también genera fuentes de trabajo y nuevas oportunidades de innovación.

Montecinos señaló que no puede existir turismo gastronómico sin un sistema de seguridad alimentaria regional sostenible que tenga como prioridad el otorgar beneficios a las comunidades locales con un sistema alimentario que nazca en la tierra y termine en ella.

Apiñados, miles degustaron la gastronomía local de Escalante
Apiñados, miles degustaron la gastronomía local de Escalante

Contexto del turismo gastronómico. Según datos de Cacore, los países líderes en la materia son: España, Perú, Italia, Francia, México, Brasil, República Dominicana, Puerto Rico, Cuba y Colombia.

La gastronomía como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad fue reconocido por la Unesco el 16 de noviembre del 2010 en Nairobi, Kenia.

Al ser considerado patrimonio cultural, el turista que viaja por esta motivación tiene un nivel socioeconómico más elevado y busca apoyar a la sostenibilidad del país y destino que visita.