Crisis se inició en setiembre del 2009, cuando Toyota llamó a revisión casi cuatro millones de vehículos

 19 marzo, 2014

Washington (EFE)

La compañía japonesa Toyota pagará $1.200 millones a Estados Unidos como multa para cerrar una investigación iniciada en el 2010 por un defecto en algunos de sus vehículos que causaba aceleraciones involuntarias.

toyota
toyota

El fiscal general del Estado de Estados Unidos, Eric Holder, señaló este miércoles que es la mayor multa pagada por un fabricante de automóviles en la historia de ese país.

"El Departamento de Justicia ha terminado oficialmente la investigación penal de Toyota con respecto a los numerosos incidentes de aceleraciones involuntarias que causaron pánico entre los propietarios de Toyota en el 2009 y el 2010", dijo Holder.

Agregó que el acuerdo incluye que el fabricante japonés admitirá totalmente su responsabilidad y pagará una multa financiera de $1.200 millones.

"En vez de revelar rápidamente y corregir los problemas de seguridad que conocía, Toyota realizó declaraciones públicas engañosas y proporcionó datos inexactos a miembros del Congreso", añadió Holder, que calificó la conducta del fabricante japonés como vergonzosa.

En un comunicado dado a conocer tras el anuncio del fiscal general, el director de Asuntos Jurídicos de Toyota en Norteamérica, Christopher Reynolds, confirmó el acuerdo, que calificó de difícil y de un gran paso para dejar atrás este desgraciado capítulo.

"Hemos realizado cambios fundamentales en todas nuestras operaciones globales para ser una compañía más receptiva, escuchar mejor las necesidades de nuestros clientes y tomar acciones de forma proactiva para servirles", añadió.

La crisis se inició en setiembre del 2009, cuando Toyota llamó a revisión casi cuatro millones de vehículos en Estados Unidos tras haber advertido de que la alfombrilla situada en el lado del conductor interfería con los pedales y aceleraba los vehículos, tras meses de denuncias públicas de los consumidores.