17 julio, 2014

Bogotá (Colombia). Ap A la cadena Juan Valdez le llegó la competencia en su propio feudo. Starbucks tuvo ayer su muy anticipado debut en esta tierra del café después de decenios de tostar los granos arábiga para millones de amantes de la bebida en todo el mundo.

El local de tres pisos en Bogotá es el primero de los 50 que la firma de Seattle planea abrir en este país, en los próximos cinco años. En un gesto de reconocimiento a la tradición cafetera de Colombia, es el único del mundo que servirá exclusivamente café nacional.

¿Pero prestarán atención los colombianos al llamado de sirena de Starbucks y dejarán a un lado al popular Juan Valdez?

La Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, dueña de Juan Valdez, dice que ve con buenos ojos la competencia. Asegura que la llegada de Starbucks impulsará el mercado de café gourmet incluso si las ventas en sus casi 200 locales merman un poco a corto plazo en Colombia.

“Hay lugar en el mercado para los dos”, afirmó Alejandro Londoño, director de Ventas Internacionales de la cadena colombiana.

La misión social de Juan Valdez de promover el café colombiano y contribuir al bienestar de sus productores, seguramente hará que la clientela se mantenga leal a la cadena, añadió Londoño.

Desde su fundación, hace 11 años, la cadena aportó más de $20 millones a un fondo que ayuda a mantener a las 560.000 familias de la región cafetera, algunas con participación en la firma.

Etiquetado como: