“La privatización de la tierra es una cuestión clave, pero es un total tabú”, dijo un especialista en tema agrícola.

 3 noviembre, 2014
El Gobierno chino inició un experimento de alquilar tierras en la región de Yangling. | GILLES SABRIE/THE NEW YORK TIMES
El Gobierno chino inició un experimento de alquilar tierras en la región de Yangling. | GILLES SABRIE/THE NEW YORK TIMES

Yangling. China Durante unos 4.000 años, la agricultura en esta región ha sido una piedra de toque de la civilización china. Se dice que fue aquí donde el mítico héroe Hou Ji enseñó a los chinos cómo cultivar los granos, y las ricas cosechas de la zona apuntalaron a las primeras dinastías chinas, alimentando a los soldados cerca de la capital.

Hoy, sin embargo, los campos de Yangling son un desorden. Frustrados por lo poco que ganan, los agricultores más capaces han emigrado a las ciudades. Quedan atrás las personas como Hui Zongchang, de 74 años, que cultiva trigo y maíz, mientras su hijo trabaja como jornalero en la metrópolis de Xi’an.

De ser fundamental en la cultura tradicional, y un motor del auge económico post-Mao de la década de 1980, la agricultura se ha convertido en una carga para China.

La producción agrícola sigue siendo alta. Pero los niveles de vida rurales se han estancado en comparación con las ciudades, y pocos ven su futuro en la campiña.

Los líderes comunistas de la nación han declarado que arreglar el campo es crucial para mantener la estabilidad social. El año pasado, se dio a conocer un nuevo plan para la reforma económica, con la política agrícola como una pieza central.

El desafío que enfrentan es un nudo apretado. Comienza con el hecho de que las granjas en China son demasiado pequeñas como para generar grandes beneficios: alrededor de las tres quintas partes de una hectárea, en promedio, en comparación con cerca de 162 hectáreas en Estados Unidos.

Sin embargo, es difícil consolidar estas granjas en operaciones mayores porque los agricultores no son propietarios de sus parcelas: las arriendan al gobierno chino.

Privatizar las tierras de cultivo permitiría a las fuerzas del mercado crear granjas más grandes. Pero eso sería caminar en un campo minado para el Partido Comunista.

También se correría el riesgo de exacerbar la desigualdad.

Todos estos temas están entrelazados y requieren de reformas que hay que resolver, dijo Luo Jianchao, profesor de la Universidad Northwest A & F, en Yangling, y un asesor del gobierno.

A finales de septiembre, el presidente Xi Jinping aprobó un experimento en Yangling y otras partes de China para desenredar este nudo. La medida, llamada liuzhuan , se queda corta con la privatización, pero da a los agricultores derecho de transferir el uso del suelo a otros, a cambio de una tarifa de alquiler.

El objetivo es simular un mercado de tierras privadas y permitir que las familias puedan trabajar granjas intensivas al cambiar de manos, y amalgamar negocios industrializados en gran escala.

En teoría, liuzhuan permite que esto suceda sin cortar los lazos entre las familias rurales y la tierra, ya que recogen las cuotas de alquiler como una red de seguridad.

Xi ha presentado esa política como una parte crítica en la próxima fase de la reforma económica.

Los escépticos dicen que eso demuestra que el gobierno sigue dispuesto a no considerar una medida audaz que ha funcionado en muchos países: dar a los agricultores la plena propiedad de sus tierras.

“La privatización de la tierra es una cuestión clave, pero es un total tabú”, dijo Tao Ran, experto agrícola de la Universidad de Renmin.

Debido a que los agricultores no son propietarios de sus tierras, no pueden venderlas. Tampoco pueden hipotecar la tierra.

Yang Tewang, gerente de una sucursal del Yangling Rural Commercial Bank, dijo que ha entregado alrededor de $3 millones en préstamos hipotecarios, desde que comenzó el liuzhuan . Pero dijo que no eran verdaderas hipotecas, ya que los bancos no pueden tomar posesión de la tierra en caso de incumplimiento, porque el estado es dueño de la tierra, no el agricultor.

Otro problema ha sido fijar las cuotas de alquiler que las familias rurales obtienen si transfieren sus derechos de uso del suelo.

Yangling creó un banco de tierras que se hizo cargo de los derechos de uso del suelo en un área de 93 kilómetros cuadrados, a continuación, estableció una cuota de alquiler anual de al menos $750 por media hectárea. Los agricultores podían elegir entre abandonar sus tierras y recibir el alquiler, o arrendar sus tierras al Estado y continuar con la granja.

Sin embargo, los cargos pueden distorsionar el mercado. Por ejemplo, han desalentado la producción de grano, que no tiene suficiente margen de utilidad sobre el costo del alquiler de la tierra.

“Mientras más grano plantes más pobre te vuelves”, dijo un residente, Li Haiwen.

Li cultiva arbustos de magnolia, utilizados en la medicina tradicional china. Pero dijo que la agricultura es una actividad secundaria para él. Su principal fuente de ingresos es la jardinería profesional.

“Nuestras mentes se abren y nos damos cuenta que hay otras maneras de hacer dinero”, dijo.

Una de las historias de éxito en Yangling es el caso de Zhang Hongli, que tomó más de 80 hectáreas y paga alrededor de $150.000 al año en cuotas de alquiler.

Zhang cultiva sandías, que vende en Xi’an. Mientras tanto, las familias que abandonaron sus tierras recolectan alrededor de $500 por año en promedio.

Los planificadores del gobierno esperan que más agricultores se trasladen a las ciudades, que el campo se vaya despoblando, y la agricultura, a escala cada vez mayor se haga cargo de las tierras. Para los agricultores con un trabajo en la ciudad, este sistema es atractivo. Pero para la gente que sigue con ganas de trabajar la tierra, como Zhou Yuansheng, de 66 años, es un ejemplo de lo poco que puede intervenir.

“Las grandes decisiones son tomadas por el gobierno”, dijo. “Nadie me preguntó qué quería hacer con mi tierra”.