Tributo sobre renta se desaceleró, y el de ventas que se cobra en aduanas, cayó

Por: Patricia Leitón 19 julio, 2013

Los ingresos del Gobierno, que provienen principalmente de impuestos, crecen cada vez menos.

Los ingresos reales (excluida la inflación) acumulados entre julio del 2012 y junio del 2013 casi no crecieron (un aumento de apenas 0,7%) respecto a los acumulados entre julio del 2011 y junio del 2012.

La fuerte desaceleración concuerda con la menor actividad económica, y según llamó la atención Fernando Rodríguez, economista de la Universidad Nacional, empezó antes de que la producción se comenzara a frenar.

Esta tendencia limita la capacidad del Gobierno para hacer nuevas obras públicas y, además, lo obliga a pedir más préstamos para financiar sus gastos, pues estos se mantienen estables.

Si esos préstamos se solicitan en el mercado interno, pueden presionar los intereses al alza.

La pérdida de dinamismo de la recaudación se explica por el menor crecimiento en los ingresos por el impuesto a las utilidades, el cual había venido ganando terreno.

Producción y recaudación se desaceleran
Producción y recaudación se desaceleran

Rodríguez explicó que una de las razones que puede explicar que el tributo de renta continúe al alza es que en marzo algunos grandes contribuyentes, entre ellos los bancos comerciales del país, pagan su impuesto anual, que este año fue más abundante para esos contribuyentes en razón de sus mayores utilidades (impulsadas por el aumento de tasas del año anterior).

“Pero en el análisis interanual incluso renta sufre un ajuste, pues una parte importante de contribuyentes reportó menos utilidades en el 2012”, añadió.

También, el impuesto de ventas interno disminuyó su tasa de crecimiento, según el acumulado real de los últimos 12 meses, y el tributo de ventas cobrado en aduanas cayó.

El ministro de Hacienda, a. í ., José Luis Araya, dijo que la menor recaudación en aduanas obedece no solo a la menor importación de autos, sino que hay otros productos, como la importación de hierro y acero, maquinaria civil y tractores, puros, cigarros y cigarrillos, productos de papel y otros materiales de construcción, que inciden negativamente.

El rubro “otros ingresos tributarios” muestra un repunte que obedece al comportamiento del impuesto único a los combustibles, impuesto a los productos del tabaco y al impuesto a la propiedad, dentro de este último se encuentra el impuesto a las sociedades, que rige desde abril del 2012.

María Andrade, funcionaria de la aduana de Calle Blancos, hacía cálculos de tributos aduaneros. | ARCHIVO
María Andrade, funcionaria de la aduana de Calle Blancos, hacía cálculos de tributos aduaneros. | ARCHIVO
En la caída en los impuestos en aduanas influye la menor importación de autos y de materiales de construcción

Perspectivas. Para el segundo semestre Rodríguez no espera un cambio importante en las tendencias de recaudación.

“Esas tendencias muestran desaceleración en casi todos los rubros importantes de recaudación, que se puede sentir más fuerte en setiembre (pago parcial de renta) y diciembre (liquidación anual del impuesto), para el caso del impuesto de renta; y a lo largo del segundo semestre para los impuestos de ventas y selectivo”, comentó.

Además, en el segundo semestre no se compran combustibles para generación eléctrica, por lo que el cobro de impuesto único a los combustibles tiende a bajar.

Para el primer semestre de este año, el déficit financiero del Gobierno fue de ¢577.056 millones, el equivalente al 2,3% del producto interno bruto previsto para el 2013.