Por: Marvin Barquero 7 diciembre, 2015
JOSÉ DÍAZ
JOSÉ DÍAZ

El presidente de la cadena de comercio minorista Auto Mercado, Guillermo Alonso, anunció esta semana un agresivo plan de expansión de ocho años, pero no ocultó que la apuesta sería más ambiciosa sin las trabas de la tramitomanía, sin el acoso de entidades gubernamentales y sin la escasez de terrenos en diferentes sectores.

El empresario habló en el marco de la celebración de los 55 años de esa compañía de capital costarricense que tiene, actualmente, 17 puntos de venta del formato Auto Mercado y 14 locales de Vindi, un formato de conveniencia que abrió en julio del 2012.

Alonso explicó que el plan es abrir dos Auto Mercado por año, con una inversión promedio de $4 millones por cada unidad. Se abrirían 18 nuevos puntos, con una inversión total estimada de $72 millones. Aquí, un extracto de sus declaraciones.

¿Cuáles son los planes de expansión en el mediano plazo?

Nosotros hicimos un estudio muy minucioso, con una gente, con una empresa que se dedica a eso. Y tenemos planes para los próximos siete u ocho años. En resumen, realistamente, podríamos crecer a dos por año. Con Vindi vamos a cuatro o cinco por año. La verdad es que quisiéramos ir más rápido, pero la traba gubernamental y la tramitología es la que tiene varados los planes de crecimiento de la empresa.

¿Esos planes implican que hay bastante espacio para crecer en supermercados y que el mercado no está saturado?

No está saturado, pero nosotros estamos pensando que, por unidad de supermercado, primero nos majamos la manguera entre todos, o sea, yo le quito un poquito a Megasúper, un poco a Más x Menos, un poco a Walmart y un poco a Perimercados. Esa es la realidad, hay que quitarles a todos. Y quitarles no solo a esos, sino a otros que hay, como los chinos, que han proliferado de una manera que nadie entiende; a los Maxi Mercados o a otros. También se les quita a pulperías, a pequeños abastecedores, a todos.

¿Cuáles son los problemas que enfrenta la compañía en su expansión?

Se dura más en la tramitología que lo que se dura en construir un supermercado. Así se lo pongo. En trámites, se puede durar entre seis a ochos meses, si nos va bien. Tenemos un supermercado diseñado y presentados los permisos desde hace cuatro años y medio, y la Municipalidad no resuelve.

¿Dónde es ese caso?

En Santo Domingo de Heredia. estamos en la vía legal, quién sabe cuándo se va a resolver eso en los tribunales, pues está en el contencioso-administrativo.

”Tenemos tres proyectos más que estamos trabajando, pero los permisos no salen. La Setena (Secretaría Técnica Nacional Ambiental) dura seis meses; las municipalidades, un mes; permisos y requisitos por todo lado son un problema. Los costos son altísimos.”

¿Cuál es su percepción de la competencia?

Más x Menos es un competidor con el cual nosotros nos comparamos, pero hay otros competidores, el mismo Walmart, Perimercados en algunas zonas; en Escazú es un competidor importante. Megasúper en algunas zonas es importante; en Alajuela oeste está bien posicionado, en Moravia está bien posicionado. En fin, depende del lugar.

”Todos son, dichosamente, competencia muy respetable. Gente correcta, respetable”.

¿Cómo analiza la proliferación de negocios de chinos?

A mí no me preocupa la competencia. Siempre en este negocio hemos tenido competencia. A mí lo que me preocupa y me parece injusto es que a nosotros siempre nos mantienen controlados; el Ministerio de Economía, el Ministerio de Salud, el Ministerio de Trabajo, todos nos caen, y uno entra en un supermercado chino y ve todo malo desde el punto de vista de salud, desde el punto de trabajo, desde el punto de vista de Senasa.

¿Cuáles son las fortalezas para mantenerse en el mercado?

Lo que hemos tenido que hacer es diferenciarnos. Hemos buscado puntos de diferenciación en el servicio, en la variedad de productos, en el edificio mismo (no hacerlo un cajón), en la presentación de los productos, en la presentación del almacén como tal, en la calidad de los productos, en la calidad del servicio, en higiene, en normas de seguridad, de trazabilidad de los productos. En fin, todo ese tipo de cosas que poco a poco la gente ha ido valorando.

¿Ustedes apuntan a un segmento de clientes alto?

El segmento de la clase A y B crece muy poco. El que más crece es el C; con ellos, el C1 y el C2. El B y los C son los que más crecen. La gente, tarde o temprano, comienza a apreciar la calidad y eso sucede en todos los segmentos. La gente prefiere comprar algo que le resulte de buena calidad, que le dure más, que le satisfaga más y va aprendiendo poco a poco que la calidad hay que pagarla. No hay otra receta. Siempre hubo clientes de los otros segmentos.

¿El consumidor ha variado?

Definitivamente. Luego de la crisis del 2010, el consumidor hoy en día es más cauto. No sé si han oído el concepto millennials : son parejas que se casan, no tienen hijos o solo tienen uno, tienen perritos, compran mucho en la calle porque no tienen tiempo para desayunar, y almuerzan en la calle y compran mucho, de vuelta a la casa, comida preparada. Le tienen miedo a la deuda, no quieren endeudarse. Es gente que ahorra mucho y no quiere tener grandes compromisos de familia o de bienes muebles y quiere disfrutar más, va mucho al gimnasio, a salones de belleza.