16 julio, 2015

Nueva York

La firma tabaquera Philip Morris International (PMI) anunció un beneficio neto atribuible de $3.682 millones de dólares en el primer semestre, un 1,2 % menos que en el mismo periodo del año anterior, pero por encima de las expectativas de los analistas.

Tras retroceder en el primer trimestre, en el segundo los beneficios de la compañía aumentaron un 1,9 %, hasta los $1.887 millones o $1,21 por acción, por encima de los $1,17 de hace un año.

La facturación de la empresa, dueña de marcas como Marlboro o L&M, se redujo en el primer semestre un 7%, hasta $26.115 millones, mientras que en el segundo trimestre el descenso fue del 10,9%.

Las ventas de PMI, que se concentran fuera de Estados Unidos, se vieron afectadas por los altos niveles del dólar con respecto a otras divisas internacionales, algo que ya impactó de manera clara en las cuentas de los tres primeros meses del año.

En la Unión Europea, su principal mercado, la facturación bajó un 11,9% en el semestre, pero según la empresa habría crecido un 5,4 % si se excluyesen los efectos negativos del cambio.

Así, el consejero delegado de la compañía, André Calantzopoulos, destacó en un comunicado los "sólidos" resultados de los últimos meses y vaticinó un resto del año positivo.

Los inversores también dieron por buenas las cuentas y, tras conocerse las cifras, las acciones de la empresa con sede en Richmond (Virginia) subían cerca de un 3% en la bolsa de Nueva York.

Etiquetado como: