Compañía arrancó con ocho empleados; pero contratará 100 personas en próximos tres años

Por: Óscar Rodríguez 29 octubre, 2015
CASS arrancó operaciones, en la Zona Franca Zeta Alajuela, con un grupo inicial de ocho personas que proyecta llevar hasta los 100 empleados en los próximos tres años.
CASS arrancó operaciones, en la Zona Franca Zeta Alajuela, con un grupo inicial de ocho personas que proyecta llevar hasta los 100 empleados en los próximos tres años.

La compañía estadounidense Central American Silicone Suppliers (CASS) inició este jueves la operación de una planta de fabricación de dispositivos médicos a base de silicón en Costa Rica.

La empresa realizó una inversión de $3 millones en las nuevas instalaciones ubicadas en la zona franca Zeta, en El Coyol de Alajuela.

CASS comenzó a operar con ocho personas que proyecta llevar hasta los 100 empleados en los próximos tres años, informó la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde) en un comunicado.

Las actividades principales de la empresa son el moldeo de silicón, extrusión y láminas de silicón, así como ensamble y empaque de las piezas en ambientes controlados, detalló Raymundo León, director general de la compañía.

"CASS se enfoca exclusivamente en la tecnología de silicón y en el desarrollo de procesos relacionados con su producción. Desde pequeños volúmenes, producto ensamblado a mano hasta la fabricación de altos volúmenes controlados por computadora", dijo León.

Alexander Mora, ministro de Comercio Exterior, afirmó que el sector de dispositivos médicos es un verdadero diferenciador y un modelo a seguir en el mundo en desarrollo.

La empresa hará el reclutamiento de personal mediante la dirección de correo electrónico: c.service@casilicone.com