Por: Marvin Barquero 22 abril, 2016

¿Abre nuevas oportunidades la ampliación del Canal?

El canal de Panamá ha sido siempre un motor de dinamismo económico para la región centroamericana y, en particular, para Panamá, y se sabe que Panamá y Costa Rica son países que tienen economías hasta cierto punto complementarias. El mayor flujo de comercio, que pasen barcos de mucho mayor tamaño, por ejemplo, debería significar reducciones en los costos, porque va a haber economías de escala. Va a haber, obviamente, abastecimiento de algunos elementos que los barcos movilizan, va a haber seguramente demandas mayores. Identificamos, en el caso de la construcción del Canal, empresas costarricenses que han tenido roles importantes. Y eso va a suceder en el mantenimiento.

¿Se podrá atraer a esos buques a Costa Rica?

Hay un proceso de dragado en el puerto de Caldera para más capacidad y se está construyendo en el Caribe la terminal de contenedores que, me parece, van a encontrar una oportunidad, sobre todo en el Caribe. Estos barcos navegan más rápido al tener motores más grandes y el tránsito que van a tener entre la boca del Caribe del Canal y la terminal de Moín va a ser como de nueve horas. Eso debería ayudarnos a consolidar la llegada al país barcos de mayor tamaño.

¿Está el país preparado?

Creo que Costa Rica tiene algunos elementos complementarios: sabemos que cuenta con el recurso humano con una serie de ventajas, y eso también debería permitirnos a nosotros un aprovechamiento adicional y diferenciado. Debemos ser complementarios con Panamá.