Permanece abierta otra investigación por denuncia contra cinco personas, entre ellas Samuel Yankelewitz, exdueño de compañía

Por: Óscar Rodríguez 27 febrero
Yanber se dedicada a la fabricación de plásticos, tiene 490 empleados y 60 años de operar en el país. La empresa es hoy propiedad de un fideicomiso, conformado por bancos y proveedores, que tiene como objetivo sanear la operación, para luego venderla. | JORGE CASTILLO/ARCHIVO
Yanber se dedicada a la fabricación de plásticos, tiene 490 empleados y 60 años de operar en el país. La empresa es hoy propiedad de un fideicomiso, conformado por bancos y proveedores, que tiene como objetivo sanear la operación, para luego venderla. | JORGE CASTILLO/ARCHIVO

El Ministerio Público solicitó desestimar una denuncia contra el Banco Nacional de Costa Rica (BNCR) por el supuesto delito de peculado en la entrega de créditos a la Corporación Yanber.

La Fiscalía Adjunta de Probidad, Transparencia y Anticorrupción confirmó que, en agosto del 2016, se envió una petición de desestimación al Juzgado Penal de Hacienda, del II Circuito Judicial de San José, pues no halló ningún delito en la actuación de funcionarios del BNCR.

El caso aún está en estudio en los tribunales de justicia.

En la denuncia, no se detalló quien la presentó, se cuestionaba la actuación a lo interno del BNCR y no a representantes de la empresa Yanber, confirmó la Oficina de Prensa del Ministerio Público.

Otras denuncias. La Fiscalía sí corroboró que hay dos investigaciones en proceso por parte de la Fiscalía Adjunta de Delitos Económicos, Tributarios, Aduaneros y Propiedad Intelectual por este caso.

Ambos casos tienen relación con la anterior administratación de la compañía previo a la apertura del proceso concursal, en junio del 2015, y no con sus actuales propietarios.

Una de las denuncias la presentaron el BNCR, el Banco de Costa Rica (BCR) y Bancrédito contra cinco personas, entre ellas, Samuel Yankelewitz, exdueño de Yanber.

Según la denuncia, los representantes de la Corporación y el contador privado de la compañía 'maquillaron' la realidad financiera de la empresa dedicada a la fabricación de productos plásticos.

Tal situación indujo supuestamente en error a los bancos que otorgaron créditos cuantiosos por más de $6 millones y ¢5.000 millones, entre el 2013 y 2015, según la denuncia.

"Una vez que los créditos habían sido aprobados y los dineros desembolsados, uno de los denunciados, de apellido Yankelewitz, presentó el convenio preventivo dentro del cual aportó informes contables que aparentemente son diferentes de los presentados ante las entidades bancarias denunciantes", explicó el Ministerio Público.

La Fiscalía aseveró que, junto al expropietario, figuran tres personas de apellidos Paniagua Moya, Sandí Sandí, Soto Bolaños quienes laboraban en Yanber. Además del contador privado de apellidos Ugarte Brenes.

Alonso Salazar, abogado de Ugarte Brenes, dijo que desconoce cuál es el avance del proceso.

"Para nuestros efectos, el caso está en proceso de investigación. No nos han requerido de información adicional, no nos han solicitado nada, ni comunicado nada", aseguró el defensor.

Contra Soto Bolaños hay otra denuncia por un supuesto delito de administración fraudulenta.

La denuncia señala aparentes estados financieros irregulares del denunciado, en su condición de administrador de la empresa Yanber, detalló el Ministerio Público.

La Fiscalía informó de que ambos casos están en proceso de recolección y análisis de prueba, etapa que es de carácter confidencial.

Caso polémico. Yanber pidió al Juzgado Concursal del I Circuito Judicial de San José, en junio del 2015, la apertura de un proceso de convenio preventivo para evitar la quiebra.

La empresa, que se dedica a la industria del plástico, acumulaba deudas por $62 millones con 18 entidades financieras –entre locales y extranjeras, públicas y privadas– y proveedores.

La Corporación pasó a manos de un fideicomiso, conformado por acreedores (bancos y proveedores), que aceptaron en enero del año pasado la empresa como pago de deudas, para evitar la quiebra de la Corporación.

La compañía, entonces propiedad de Samuel Yankelewitz, afirmó haber enfrentado serios problemas de competitividad que afectaron su liquidez durante los últimos años. Yanber tiene 60 años de operar en el país y daba empleo directo a 490 trabajadores.

En octubre del año pasado, la compañía fue adquirida por los empresarios Francis Durman y Allan Rodríguez.